El general David Petraeus, jefe de las fuerzas militares de Estados Unidos en Irak, admitió que es posible que su próximo informe sobre la situación en ese país incluya una reducción de tropas a partir de marzo del próximo año.
Washington, EU.- En una entrevista difundida hoy por la cadena de televisión ABC, en Bagdad, el militar señaló que la medida podría estar motivada por las presiones de personal que sufre el Ejército.

Consultado por la periodista Martha Raddatz si el mes de marzo sería el momento de comenzar una reducción para aminorar las presiones y despliegues militares más prolongados, Petraeus respondió: "sus cálculos son bastante correctos".

Por otra parte, la cadena de televisión, que citó como fuente de su información a un alto cargo militar, manifestó que una pequeña retirada de tropas puede comenzar en diciembre próximo realizándose otras reducciones cada 45 días hasta que el número de tropas vuelva a su cifra de 130.000.

El contingente militar de Estados Unidos en Irak es de alrededor de 164.000 efectivos tras la adición desde enero de alrededor de 30.000 para combatir la violencia, principalmente en la región de Bagdad.

"Ese aumento se completará. Pero hay límites para lo que nuestros militares pueden proporcionar. Mis recomendaciones tienen que tomar en cuenta las presiones que hemos puesto sobre nuestros servicios militares", señaló.

"Ese tiene que ser un factor clave en lo que recomendaré", agregó Petraeus.

El militar, junto al embajador de Estados Unidos en Irak, Ryan Crocker, tiene previsto presentar la próxima semana un informe al Congreso sobre la situación en el país árabe.

Durante la entrevista Petraeus manifestó que no se siente intimidado por las presiones políticas a favor o en contra del conflicto.

"Ni el embajador Crocker ni el general Petraeus son los que decidirán qué debe hacerse. Esta será una decisión que se tome en ambos extremos de la Avenida Pensilvania", señaló.

En uno de esos extremos se encuentra el Congreso de Estados Unidos y en el otro, la Casa Blanca.

El presidente de EU, George W. Bush, quien visitó sorpresivamente la provincia de Anbar el pasado fin de semana, pidió a los legisladores que esperen el informe de Petraeus antes de que se tomen decisiones sobre los niveles de tropas en Irak.

En la entrevista Petraeus reconoció que la situación en Irak todavía sigue siendo "muy peligrosa", pero también añadió que se han producido avances en los esfuerzos de pacificación del país.

"En ocho de las últimas 11 semanas se ha registrado una reducción de los incidentes, del número de ataques al punto de que, creo, se ha llegado a un nivel que es el más bajo en más de un año", señaló.

El jefe de las fuerzas militares de Estados Unidos en Irak dijo que las bajas civiles "son ciertamente demasiado altas. Pero (se ha registrado) un avance sustancial y, ciertamente, una tendencia en la dirección correcta".