Notimex
Durante una conferencia se destacó que la artista era amante de la joyería, las prendas de vestir y la arquitectura
La artista plástica Tamara de Lempicka (1898-1980) era una amante de la moda, de la joyería, de la arquitectura y del diseño, que destacaba por conocer las vanguardias, y aunque su forma de tratarlas era más clásica siempre incluía elementos vanguardistas, afirmó Jeri Lyn Holley.

Todo eso hace difícil describir su obra, pero fue una gran artista que, de 1925 a 1935, destacó como pintora del art déco, explicó la jefa de servicios educativos del Museo del Palacio de Bellas Artes, durante la conferencia Pasión por el diseño. Tamara de Lempicka y Art Déco.

Celebrada la víspera en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, con motivo de la exposición Tamara de Lempicka, que se exhibe en ese recinto, Lyn agregó que la artista creía que el art déco tenía que estar en todo.

Que era una corriente que iba del diseño de artesanía hasta el más elevado, y ella lo utilizaba en sus pinturas, tal como lo plasma en algunas obras, donde detrás de una figura están edificios totalmente de art déco, señaló Lyn Holley.

Tamara de Lempicka, de origen polaco, estuvo olvidada por ciertos años, pero en esta época tiene otra vez el reconocimiento, prueba de ello es que sus obras se acaban de subastar en cantidades gigantescas, destacó.

Lempicka, agregó, es una de las personalidades más impactantes del mundo moderno; participó plenamente en la vida cultural y social de su tiempo, así como en los momentos claves de desarrollo artístico. en países como Francia y Estados Unidos.

Por separado, José Antonio Valverde, diseñador egresado de la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Universidad La Salle, comentó que Tamara era uno de esos personajes que destacó en la corriente del art déco, tal como se plasma en sus piezas artísticas.

Después de algunas exposiciones en aquellos tiempos, la mujer se convirtió en un símbolo predominante en todos los aspectos estéticos del déco.

"En 1922 se descubren hallazgos en Egipto, entonces de repente se desata una especie de egiptomanía, por lo que Europa toma todos esos elementos del arte egipcio para las esculturas en relieve, y en América retoma más sobre cuestiones prehispánicas, que se plasman en especial el Sol y la energía en el art déco" , señaló Valverde.

La energía, dijo, era representada en esos años a través de las máquinas, pues en esa época, "recordemos que es la era industrial, tal como se vio en la película 'Metrópolis', obra cumbre de esta corriente, donde hay muchas máquinas, edificios y mucha tecnología, elementos que el art déco retomó para plasmar en sus aplicaciones".