Lourdes de Koster / Vanguardia
Saltillo, Coah.- A partir de este día, en el que miles de feligreses salen a las iglesias para recibir la ceniza, inicia el periodo litúrgico de la Cuaresma, que representa un tiempo de reflexión para los cristianos.
Desde temprano las parroquias de la Diócesis de Saltillo estarán abiertas para imponer la ceniza a quienes con sencillez y humildad de corazón, desean convertirse y creer en verdad en el Evangelio.

"La imposición de ceniza quiere decir un no a la violencia, un no al maltrato de los niños, un no al aborto, un no a las injusticias, un no a la inseguridad pública", dijo el ecónomo de la Diócesis de Saltillo, Héctor Jorge García Rodríguez.

El ecónomo diocesano indicó que quienes caminan hacia la Cuaresma no pueden abstenerse de ver que la vida está fuertemente maltratada. "Tenemos que comprometernos, los que caminamos hacia la Pascua, a defender la vida, dignificar la vida del prójimo".

Sostuvo que con la imposición de la ceniza se inicia el proceso de conversión a Dios y a la vida. "Convertirnos a Dios, es convertirnos a la vida, tenemos que defender la vida y trabajar para que el hombre pueda vivir con seguridad, con respeto y con dignidad".

Este año, la Semana Santa iniciará el 16 de marzo con el Domingo de Ramos, y concluirá el domingo 23 del mismo mes, fecha en la que se celebrará la Resurrección.

La imposición de ceniza iniciará a partir de las 7:00 horas en la Iglesia de San Francisco; a las 7:30 en San Juan Nepomuceno y en Catedral desde las 10:30 horas.

García Rodríguez sostuvo que todo aquel que lleva ceniza en su frente debe amar la vida y defenderla para que sea respetada en la sociedad y las familias.

Aclaró que no es obligatorio salir y tomar ceniza este miércoles, sino que la Iglesia considera que aunque no se acuda a los templos, se debe establecer un compromiso para ser mejores ylograr la hermandad entre los cristianos.