Notimex
Los diputados del opositor partido venezolano PODEMOS se retiraron esta noche del Congreso, donde es inminente que la mayoría oficialista apruebe la polémica Ley Orgánica de Educación (LOE), considerada autoritaria y anticonstitucional por la oposición
El jefe de la bancada del partido disidente del "chavismo", Ismael García, encabezó la marcha de los 11 legisladores de PODEMOS, y llamó a proponer un referendo revocatorio de la citada ley.

García precisó a periodistas que la LOE "es un proyecto autoritario, hegemónico que no tiene nada que ver con Venezuela, con la Constitución".

El político izquierdista recalcó que en el Congreso "no se escuchó a nadie, no se escuchó el planteamiento de la Iglesia Católica", que la víspera llamó a posponer la aprobación de la ley, que prohibiría la educación religiosa en las escuelas públicas y privadas del país.

"Llegó la hora de reaccionar, no vamos a aceptar esta ley, vamos a pedir un referéndum para preguntarle al pueblo si acepta o no esta ley. Llamo al pueblo a defender la Constitución, que está siendo violada", sentenció García.

Por la mañana grupos del oficialismo y la oposición marcharon por el centro de Caracas para apoyar y rechazar el nuevo ordenamiento, que según analistas permitiría ideologizar a los niños, y atentaría contra la patria potestad de los padres.

Efectivos antimotines de la Guardia Nacional y de la Policía Metropolitana impidieron con gases lacrimógenos y perdigones que los opositores llegaran a la sede de la Asamblea Nacional (Congreso unicameral), pero dejaron pasar a los oficialistas.

Mientras simpatizantes del gobierno se mantenían fuera del Palacio Legislativo, la diputada oficialista Iris Varela dijo que la representación legislativa "defensora de la oposición abandona la cámara porque se quedó sin argumentos".

La privada televisora Globovisión informó que un grupo de periodistas que en el centro de la ciudad repartía volantes contra el proyecto de Ley de Delitos Mediáticos y la LOE, fueron agredidos por un grupo oficialista que causó lesiones a 12 comunicadores sociales.