Bagdad, Irak.- Las fuerzas estadounidenses reconocieron hoy haber bombardeado un barrio residencial del sur de Bagdad en la noche del jueves, y acusaron a Al Qaeda de utilizar a civiles como escudos humanos al esconderse deliberadamente entre ellos y lanzar de ahí sus ataques.
La Policía iraquí denunció ayer que el bombardeo de la aviación estadounidense contra un barrio residencial de Al Dura de población suní se había saldado con la muerte de diez civiles y causado heridas a otros siete.

La Coalición Multinacional señala hoy en su página web que el bombardeo iba dirigido contra "un grupo de criminales que estaban disparando proyectiles de mortero desde el barrio de Al Dura el jueves por la noche".

Los soldados estadounidenses requirieron apoyo aéreo para acabar con el foco de insurgentes, que los identifica como miembros de Al Qaeda, pero la información no detalla qué pasó con los rebeldes.

"Los criminales siguen poniendo en peligro, a propósito, las vidas de mujeres y niños al atacar a las fuerzas iraquíes y de la coalición desde barrios habitados", dijo el comandante Winfield Danielson, portavoz de uno de los cuerpos de la coalición.

Pese a esta acusación, en ningún momento el comunicado hace alusión a los diez civiles muertos ni reconoce responsabilidad alguna en su muerte.