Notimex
Washington.- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunció hoy sanciones adicionales a las aplicadas el pasado fin de mes contra el gobierno de Myanmar (antigua Birmania) por sus 'continuas atrocidades'.
'El mes pasado, Estados Unidos aplicó sanciones económicas contra los líderes del régimen de Myanmar y amplió la prohibición de visas a los responsables de las violaciones más atroces de los derechos humanos así como a sus familiares', señaló.

En esa ocasión, el Departamento del Tesoro incluyó a 14 altos funcionarios del gobierno de Myanmar y el Departamento de Estado agregó 260 nombres de funcionarios de ese país y así como a sus familiares en la prohibición de visas.

'Debido a las continuas atrocidades de estos hombres y sus asociados, Estados Unidos impuso hoy sanciones adicionales. En primer lugar, el Departamento del Tesoro incluyó a 11 líderes más' del gobierno del país asiático, dijo Bush.

El mandatario estadunidense indicó que emitió una nueva orden ejecutiva que señaló a 12 personas y varias entidades sujetas a sanciones, debido a su vinculación con abusos a los derechos humanos, corrupción y apoyo material y financiero al gobierno de Myanmar.

Agregó, además, que ha ordenado al Departamento de Comercio que aumente las regulaciones en el control de exportaciones para el país asiático.

Bush pidió a las autoridades de Myanmar que permita el acceso del Comité Internacional de la Cruz Roja y otras organizaciones humanitarias para atender a los prisioneros políticos.

Asimismo, que permitan a la líder opositora Aung San Suu Kyi y otros líderes detenidos se comuniquen entre ellos y autoricen el ingreso inmediato al país del enviado especial de las Naciones Unidas, Ibrahim Gambari.

'La reconciliación requiere que las autoridades de Birmania (Myanmar) liberen a todos los prisioneros políticos e inicien negociaciones con la oposición democrática, bajo los auspicios de Naciones Unidas', anotó el mandatario estadunidense.

Bush destacó 'la valentía del pueblo' de Myanmar, en el que 'hombres y mujeres comunes han salido a las calles en marchas pacíficas para exigir libertad y pedir un cambio democrático'.

Agregó que el mundo también se ha mostrado horrorizado por la respuesta de la junta militar de Myanmar, el asesinato de monjes budistas, el arresto de miles de manifestantes mientras el líder de la Junta Militar, Than Shwe, mantiene en prisión a Aung San Suu Kyi.

'Continuaremos revisando nuestras políticas y considerando medidas adicionales si los líderes de Birmania no terminan con la represión brutal de su propio pueblo, cuyo único delito es querer vivir en libertad', anotó el mandatario estadunidense.

Bush también urgió a China e India, que sostienen amplios lazos comerciales con Myanmar, a que apliquen mayor presión sobre la junta militar que gobierna el país asiático.