Notimex
Monterrey.- El Congreso del estado aprobó hoy reformas al Código Penal de Nuevo León para ampliar las sanciones por el delito de hostigamiento sexual, a quienes aprovechen posiciones de poder, profesionales o religiosas.
En sesión ordinaria, el diputado del Partido Acción Nacional (PAN), Cesáreo Gutiérrez Elizondo, presentó al pleno el dictamen de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, que fue aprobado por unanimidad por los 31 legisladores.

El vocal de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, Javier Ponce Flores, explicó que con la reforma al Artículo 271 bis del Código Penal del estado, se amplía "la gama de posibilidades en que se puede cometer el delito de hostigamiento sexual".

Comentó que el ordenamiento legal sólo consideraba la comisión de este delito a quien se valiera de posición jerárquica derivada de sus relaciones laborales, docentes, domésticas o de subordinación.

El legislador local dijo que con esta reforma se pretende frenar a quienes, al ejercer un poder profesional o religioso, hostiguen sexualmente a subordinados.

Previamente, el pleno de la LXXI Legislatura estatal aprobó también por unanimidad reformas por adición al Código Penal de Nuevo León, para sancionar más severamente a "sujetos de confianza", quienes teniendo al cuidado menores, abusen sexualmente de ellos.

El diputado del PAN, José Manuel Guajardo Canales, refirió que se busca sancionar más severamente a quien "le han puesto en custodia, por una cuestión de gratitud, amistad o que esté a cargo de su educación' e incurra en violaciones.

Expuso que "actualmente está previsto en la ley que los parientes recibirán una pena doble y también que aquellas personas que tengan algún cargo público, como funcionarios, que tengan en custodia a los menores, serán sancionados con dos años más de prisión'.

El legislador local explicó que "ahora lo que le estamos dando es una mayor penalidad a aquellas personas que aprovechando esa confianza que les han depositado, violen a un menor de edad".

Por último, detalló que "puede ser algún profesor, vecino o alguna persona en estado de discapacidad y que aprovechando esa confianza cometa actos impropios, como violación o estupro".