Se cuenta con baja capacidad instalada en las refinerías del País
Es además el más bajo arranque de los últimos cuatro sexenios

CDMX.- Petróleos Mexicanos (Pemex) cerró el primer año de esta administración como el peor en materia de producción de gasolinas desde 1990 y también con el peor arranque de los últimos cuatro sexenios.

Las refinerías que opera la empresa productiva del Estado  generaron  189.5 mil barriles diarios en promedio el año pasado, es decir,  8 mil 600 menos  que en  2018, lo que se traduce en una caída de 4.4%.

El dato publicado ayer revela que este volumen representa una oferta de la petrolera al consumo nacional de apenas 2.6 litros por cada 10 de consumo diario, el mismo porcentaje que se registró un año antes.

Los 7.4 litros restantes para cubrir la demanda se tuvieron que adquirir a productores de petrolíferos de otros países.

Pemex y la Secretaría de Energía (Sener) habían mantenido como pendientes los datos de refinación correspondientes a diciembre de 2019, a pesar de que la petrolera hizo públicos sus resultados operativos el pasado 24 de enero.

Estadísticas del Sistema de Información Energética de la Sener muestran que el primer año de esta administración reportó la peor caída si se le compara con el arranque de sexenio del expresidente Vicente Fox, cuando se reportó una reducción de 0.21% en la producción de gasolinas entre 2000 y 2001.

En su primer año, Calderón tuvo un ligero incremento en la plataforma de producción de combustibles de 0.44% en 2007, respecto al año previo.  En tanto, en el sexenio del exmandatario Enrique Peña Nieto se registró un  incremento de 2.09% entre 2012 y 2013. El Universal

Parte del problema, según la Subsecretaría de Hidrocarburos de la Sener, tiene que ver con el bajo índice de capacidad instalada al que operaron los complejos que integran el Sistema Nacional de Refinación —las refinerías de Tula, Salamanca, Madero, Minatitlán, Cadereyta y Salina Cruz.

Además, influyen los reducidos presupuestos para mantenimiento, así como la falta de petróleo crudo para procesar.

En 2012, dicho sistema operó a 71%. Para 2018, cerró con 40% y en 2019 se ubicó ligeramente por debajo de 40%, lo cual tuvo un impacto significativo en la producción de los principales petrolíferos que demanda el mercado nacional: gasolinas en sus tipos Magna y Premium.

A nivel de refinerías, los datos oficiales de Pemex y la Sener muestran que cuatro de las seis refinerías redujeron sus niveles de producción de gasolina Magna, que es la de mayor consumo en el país.