Durante una sesión de poco más de 11 horas de discusión, el Pleno del Senado aprobó la extinción; el proyecto pasará al Ejecutivo para su promulgación. Foto: Tomada de Internet
Durante una sesión de poco más de 11 horas de discusión, el Pleno del Senado aprobó la extinción; el proyecto pasará al Ejecutivo para su promulgación

Con 64 votos a favor y 39 en contra, el Senado aprobó en lo general y particular la extinción de los 109 fideicomisos para que el gobierno federal obtenga 68 mil 400 millones de pesos adicionales, a fin de atender la pandemia por covid-19 en México. 

Durante una sesión de poco más de 11 horas de discusión, el Pleno del Senado aprobó la extinción, por lo que el proyecto pasará al Ejecutivo para su promulgación.

Convertida en un búnker, la zona de Xicoténcatl mostró un escenario en que miles de policías hicieron vallas humanas de hasta siete filas, a cuerpos pegados, para contener a grupos sociales que no llegaron y así arrancó anoche el pleno, con una fuerte disputa verbal entre morenistas y panistas.

Martha Cecilia Márquez, del PAN, pidió que el morenista Alejandro Armenta abandonara el salón de plenos, porque está enfermo de covid-19; “usted es sumamente irresponsable”, le dijo y le recordó que “existe el delito de contagio”. El legislador respondió que el argumento de la panista “es falaz”, pero nada explicó de su padecimiento.

“Fuera, fuera, fuera”, gritaron con intensidad los morenistas para exigir que se saliera el panista Julen Rementería, quien solicitó la verificación de quórum al arranque de la sesión, lo que permitió conocer que había 69 legisladores, pero no pasaron lista ni panistas ni priistas ni emecistas.

Los morenistas exigieron que no se le diera la palabra a quienes no habían pasado lista, pero Julen Rementería alzó la voz y hasta se quitó el cubrebocas para asegurar que “esa lista es espuria, porque hay 61 senadores; incluyéndome a mí, 62; no hay quórum”, a lo que el presidente del Senado, Eduardo Ramírez, contestó que el quórum se verificaría al ocurrir la primera votación.

Una vez verificado el quórum, entraron los senadores del PAN, PRI, MC y PRD, y Morena exigió que se fueran. Cuando la priista Claudia Anaya argumentó su voto particular, la morenista Martha Lucía Mícher reprochó al presidente del Senado que le diera la palabra a la priista, a pesar de no pasar lista, pero el presidente le explicó que se puede entrar con posterioridad y participar; ésa es la práctica parlamentaria, y le pidió que permitiera el desarrollo de la sesión.

Mientras, ocho senadoras de Morena se pararon en los accesos de la Mesa Directiva, para vigilar que ningún senador de la oposición intentara tomar la tribuna. Del lado derecho de la Mesa se colocaron Antonia Cárdenas, Gricelda Valencia, Cecilia Sánchez y Lucía Trasviña; del lado izquierda, Antares Vázquez, Nestora Salgado, Marybel Villegas y Soledad Luévano.

La priista Claudia Ruiz Massieu exigió que Armenta mostrara el comprobante de no ser un riesgo para la salud de quienes estaban en el salón y pidió que se retiraran las senadoras que vigilaban los accesos a la Mesa. Eduardo Ramírez les pidió que se apartaran, pero aclaró que no iba a permitir violentar las garantías del senador Armenta.

También se leyó una comunicación del responsable de epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía, quien autorizó la realización de la sesión del pleno, porque no implicaba riesgo.

 

 

Superada la tensión, la sesión se desarrolló con 25 oradores. El bloque opositor argumentó que es un error desaparecer los fideicomisos; Morena y PES contestaron que su eliminación terminará con la corrupción.

Alrededor de las 1:20 horas de este miércoles, el pleno del Senado procedió a la votación en lo general. Una vez aprobada la reforma, con una diferencia de 14 votos, continuó la discusión en lo particular. Hasta el cierre de esta edición, ninguna de las reservas presentadas fue aprobada.

Finalmente, los senadores aprobaron el en lo general y particular la extinción de los 109 fideicomisos para que el gobierno federal obtenga 68 mil 400 millones de pesos adicionales, a fin de atender la pandemia por covid-19 en México.