Foto: Especial
Es preocupante que la norma mexicana para regular la calidad de los combustibles de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), elevó el porcentaje de etanol (un biocombustible) en las gasolinas, lo cual no tiene impactos benéficos en atacar el ozono, declaró el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda)

Ciudad de México. En el país mueren al año 18 mil personas a consecuencia de la contaminación ambiental, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mientras que a nivel mundial la mortalidad prematura asciende a 4.2 millones, sostuvo Gustavo Alanís del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda).

En la presentación del estudio Los combustibles y la calidad del aire en México, se refirió a que es preocupante que la norma mexicana para regular la calidad de los combustibles de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), elevó el porcentaje de etanol (un biocombustible) en las gasolinas, lo cual no tiene impactos benéficos en atacar el ozono, principal contaminante del Valle de México.

En su participación explicó que la norma 016 de la CRE, regula la calidad de los combustibles en México, y prevé la protección de las principales zonas metropolitanas donde se deberían suministrar con una composición distintas al resto del país.

“El año pasado, sin evidencia científica se modificó la norma para elevar los niveles de etanol como oxigenante en las gasolinas, esto preocupa por las consecuencias del riesgo de que el ozono aumente, con daños a todo el país. Los biocombustibles (como el etanol) no tienen impactos positivos significativos en el ozono, no pueden emplearse como sustituto perfecto para las gasolinas, se ha demostrado que puede tener consecuencias negativas en el medio ambiente por el mayor uso de los recursos naturales”.

Apuntó que este año la CRE anuncio la intención de revisar esa norma.