Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México / Foto: Cuartoscuro
En la presentación de la iniciativa, el Presidente acusó que muchas veces los jueces sucumben a intereses y no siempre se conducen con la ética, profesionalismo, independencia e imparcialidad.

A casi una semana de haber sido presentada, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Senado de la República la iniciativa de reformas al Poder Judicial, al señalar el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) Ricardo Monreal, que el proyecto carecía de impacto presupuestal.

En los considerandos de la reforma constitucional a los artículos 94, 97, 99, 100 y 107, se subraya que se pretende trazar el camino hacia una mejor justicia, con pleno respeto a la división de Poderes y a la independencia judicial.

López Obrador acusó que muchas veces los jueces sucumben a intereses mezquinos y no siempre se conducen con la ética, profesionalismo, independencia e imparcialidad que deberían observar en sus funciones.

Recordó que en la presentación de la iniciativa hubo coincidencias en que los cargos que deberían ocuparse por méritos se otorgan a familiares y amigos en un afán por exprimir los recursos públicos antes que servir a la justicia y el sistema de carrerea judicial no ha sido exitoso para asegurar que quienes lleguen a ser juzgadores sea los más honestos y preparados.

“Tampoco se ha podido desterrar la corrupción, sino que por el contrario la endogamia y el amiguismo han producido redes clientelares muy arraigadas, en las que se trafica con plazas, se intercambian favores o, peor aún, se pone precio a la justicia”.

Señaló que todo ello genera desigualdades en el sistema judicial, dificulta que los más pobres puedan ser escuchados y que sus reclamos sean atendidos, lastima a la sociedad y genera desconfianza en los jueces y en la justicia, lo cual impide el establecimiento de un verdadero gobierno de leyes.

Resaltó que ante ello el propio Poder Judicial comenzó un proceso de combate a la corrupción y nepotismo, que el Ejecutivo pretende consolidar para darle consistencia y continuidad con un andamiaje normativo.

En los transitorios, se aclara que las erogaciones que se generen con motivo de la entrada en vigor de esta reforma se realizarán con cargo a los presupuestos aprobados a los ejecutores de gasto responsables para el presente ejercicio fiscal y los subsecuentes, por lo que no se autorizarán recursos adicionales para tales efectos.

Entre otros cambios, el Ejecutivo propuso la creación de Plenos Regionales en sustitución de los Plenos de Circuito, establecimiento expresamente a los nuevos órganos colegiados como depositarios del ejercicio del Poder Judicial de la Federación.

De acuerdo al Ejecutivo, “con el objetivo de ampliar el ámbito de competencia por cuestión territorial, una región estará conformada por varios circuitos, siendo el Consejo de la Judicatura Federal quien definirá las regiones que ahora se integrarán en Plenos Regionales”.

Los plenos regionales resolverán las contradicciones de criterios que se generen por los distintos circuitos que conformen sus territorios, logrando que persista un solo criterio obligatorio en varios circuitos de una misma región.

“Con la nueva configuración las contradicciones se resolverán con prontitud y se evitará que los magistrados que integren los Plenos Regionales no se sientan vinculados a representar a su circuito, como ocurrió con el esquema de Plenos de Circuito, los cuales han tenido poca funcionalidad”.