Foto: Archivo
En lo que va del 2019 no ha presentado ni una sola denuncia. De enero a mayo del año pasado ya llevaba más de 20 casos denunciados, y en 2013 acumulaba casi 80. Dice la ASF que se buscan casos más sólidos

Por Arturo Angel/@arturoangel20 para Animal Político 
 
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detuvo la presentación de denuncias penales por malos manejos y desvío de recursos públicos. En lo que va de 2019 no ha promovido un solo caso ante la Fiscalía General de la República (FGR) y, en el actual sexenio, registra apenas una denuncia presentada en diciembre pasado por un caso en un municipio de Guerrero.

Se trata de una situación atípica si se toma en cuenta que tan solo el año pasado, la ASF sumaba de enero a mayo 23 denuncias presentadas ante el Ministerio Público Federal, o que en 2013 (primer año del sexenio pasado) la cifra era de 79 casos iniciados en el mismo periodo.

La presentación de denuncias de hechos por malos manejos de recursos ante el MP Federal, es una de las principales facultades que tiene la ASF para sancionar a los funcionarios responsables del mal manejo de recursos públicos, y prevenir que estas conductas continúen ocurriendo.

¿La razón detrás del cese de las denuncias? De acuerdo con la propia Auditoría Superior de la Federación esta situación obedece a un replanteamiento de su estrategia jurídica ordenada por el actual titular de la institución David Colmenares, y que tendría por objeto presentar denuncias menos frecuentes pero más completas y sólidas.

Este cambio radical en la frecuencia de los casos promovidos por la ASF ante el Ministerio Público puede verificarse públicamente en la estadística que periódicamente transparenta la institución en el apartado denominado “Impacto de la Labor de la ASF”.

El corte con fecha al 10 de mayo revela que en todo 2019 no se ha presentado ninguna denuncia penal en contra de alguna dependencia federal o algún gobierno municipal o estatal, como producto de alguna auditoría practicada. Y la propia ASF confirmó a Animal Político que hasta el cierre de mayo no había casos presentados.

La última denuncia presentada data del 20 de diciembre de 2018 y está relacionada con anomalías registradas en el municipio de Taxco de Alarcón, Guerrero, detectadas en la revisión de la cuenta pública de 2014. Esa es, de hecho, la única denuncia penal promovida por la ASF desde el arranque del actual sexenio.

Como los mismos datos muestran el cambio es significativo. De enero a mayo de 2013 por ejemplo, primer año del sexenio pasado, ya sumaban 79 las denuncias penales presentadas por la ASF. En el mismo periodo de 2014 la cifra era de 36 denuncias promovidas ante el Ministerio Público, mientras que en 2015 la cifra era de 15 casos promovidos.

Entre enero y mayo de 2016, la ASF promovió 26 denuncias penales ante el MP de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), mientras que en 2017 el registro fue de 51 casos denunciados. En 2018 en tanto, se presentaron en ese mismo periodo 23 denuncias penales, y en 2019 la cifra es de cero casos.

Menos denuncias pero más sólidas: ASF

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) confirmó a Animal Político que no se han presentado denuncias penales prácticamente desde el arranque del sexenio, pero sostuvo que ello obedece a un cambio en la estrategia jurídica adoptado por la institución e instruido por su titular,  David Colmenares, quien asumió el cargo en abril del año pasado.

Los objetivos de dicho cambio de estrategia son dos. El primero es que se agoten de forma más completa los “procesos de solventación” que tienen las autoridades auditadas para justificar una anomalía. Es decir, darles un tiempo razonable para que entreguen la información que sea suficiente y adecuada para aclarar el al manejo de un posible fondo, sin necesidad de llegar a una denuncia.

“Y en el caso de que la denuncia se presente estemos seguros que no había elementos para que la misma fuera solventada” dijo un funcionario de la ASF.

Se explicó que la propia Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación, en su artículo 89 fracción XXIII señala que la presentación de denuncias penales debe realizarse “preferentemente” una vez que concluya el proceso administrativo, es decir, la oportunidad de solventar las anomalías registradas.

El segundo objetivo que se pretende es construir casos más robustos jurídicamente, que le faciliten al Ministerio Público la tarea de investigación y las posibilidades de una sentencia exitosa. La ASF rechazó que ello signifique que los casos anteriores fueran débiles, pero subrayaron que en el marco del nuevo sistema penal acusatorio se tiene que cumplir con un estándar de pruebas más alto para obtener un resultado favorable.

Para cumplir con lo anterior, la ASF consideró de relevancia la creación de una nueva área dentro de la institución, que específicamente se dedicará a revisar el seguimiento de cada una de las auditorías que se practiquen hasta su cumplimiento o presentación de una denuncia.

En este contexto, la Auditoría sostuvo que a finales de junio sí se prevé presentar un paquete de denuncias penales ante el Ministerio Público, aunque reiteraron que la cifra de casos será inferior a la de otros años.

“También hay que tomar en cuenta que casos como el de Javier Duarte o en de la Estafa Maestra eran esquemas de fraude recurrentes donde ya sabíamos que no se solventarían por lo que se presentaban las denuncias más numerosas y rápidas” indicaron en la ASF.

8 de cada 10 casos sin solución... Lee la nota completa en Animal Político