Un centro de pruebas PCR en la ciudad de Bovenkarspel, a unos 60 kilómetros de Ámsterdam, fue objetivo de un ataque con un explosivo colocado en el exterior del edificio, que estalló a primera hora provocando daños materiales, aunque nadie resultó herido.

Un centro de pruebas PCR en Países Bajos fue objetivo de un presunto ataque con un explosivo colocado en el exterior del edificio, que estalló a primera hora de este miércoles, provocando daños materiales, aunque nadie resultó herido, según la policía neerlandesa, que acordonó la zona para investigar lo ocurrido.

El punto de pruebas se encuentra en la ciudad de Bovenkarspel, en la provincia de Holanda del Norte, a unos 60 kilómetros de Ámsterdam, y la policía asume que este centro era el objetivo del explosivo colocado frente al edificio y que estalló a las 6.55 hora local (05.55 GMT), según un breve comunicado de la Policía de la región, que habla de varias ventanas rotas por la explosión.

En el momento del incidente sólo había un guardia de seguridad en el edificio, pero nadie resultó herido, tampoco entre los transeúntes que pasaban por la zona y que hablaron de una "explosión muy fuerte".

La junta de sanidad regional (GGD) calificó la explosión de “una destrucción agresiva e intimidante” de un centro de pruebas, lo que supone “un acto cobarde de destrucción que nos afecta a todos”.

Desde hace más de un año, hemos dependido en gran medida de las personas que están en primera línea, y ahora pasa esto. ¡Qué locura! Acabo de hablar con los del GGD, que, por supuesto, están terriblemente conmocionados. Estamos del lado de las personas que trabajan duro para sacarnos de esta crisis”, añadió el ministro interino de Sanidad, Hugo de Jonge. 

Por su parte, el alcalde de la localidad, Ronald Wortelboer, subrayó estar “muy conmocionado” y “muy triste” por lo que ha sucedido, y explicó que, en Países Bajos, se “puede estar totalmente en desacuerdo, pero se usan las palabras y no cosas como esta”.

Un equipo del servicio de desactivación de explosivos se ha trasladado al lugar del incidente para comprobar que no hay más material explosivo por la zona y, según la policía, se necesitarán varias horas para asegurar el área, limpiar los destrozos e investigar el incidente, por lo que el área está acordonada y toda las citas programadas para hoy han sido canceladas, según la televisión pública NOS.

No están claras las circunstancias que rodean lo ocurrido, pero no es la primera vez este año que se registran incidentes contra centros de pruebas en Países Bajos.

El 23 de enero, y durante las tensiones por la introducción del toque de queda, se incendió un puesto de PCR en Urk, en la provincia de Flevoland.

Unos días después, la Policía neerlandesa encontró material inflamable con fuegos artificiales colocado en otro centro de pruebas en Hilversum, en Holanda del Norte, pero el explosivo fue detonado a tiempo.