Foto: Especial
Realiza Pronnif trabajo conjunto con la Sedu para detectar en aulas a niños con lesiones o marcas que pueden ser evidencia de maltrato

Yezka Garza Ramírez, titular de la Procuraduría para los Niños, Niñas y la Familia (Pronnif) afirmó que han atendido a niños con maltrato físico severo que les ha dejado huellas en la piel, como quemaduras de cigarro o lesiones por pegarles con las hebillas del cinto.
 
“Desgraciadamente hemos tenido muchos casos en Coahuila donde hablamos de cintarazos, de quemaduras de cigarro porque los padres creen tener la propiedad de los niños y consideran que esa es una manera correcta de lo que es educar”, expuso. 

La titular de Pronnif no precisó cifras sobre los niños que han sido atendidos en este tipo de circunstancias; sin embargo, a mediados del año pasado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reveló que en México 7 de cada 10 niños sufren algún tipo de violencia.

Asimismo, Garza Ramírez recordó que evitar propinar nalgadas a los niños es una de las 150 observaciones que hizo el Comité de las Naciones Unidas a México con el objetivo de salvaguardar la seguridad de los menores.

 

Respecto a la vigilancia que se tendrá para comprobar que dentro de casa no se golpee a los menores, respondió que al ser acciones de realización oculta la Pronnif mantiene alianza con la Secretaría de Educación, pues son los maestros y maestras de las instituciones públicas y privadas, quienes detectan cuando un menor tiene una lesión o marca que puede ser denunciada.  

Cabe señalar que a inicios de este mes se realizó una modificación a la Ley del Sistema Estatal para la Garantía de los Derechos Humanos de Niños y Niñas, que impide corregir a los niños con nalgadas, zapes o cualquier tipo de violencia.

Por otro lado, reconoció que existen políticas públicas que se han emprendido a favor de la educación segura y sin golpes, como el de Escuela para Padres en que brindan herramientas de crianza sana para garantizar el desarrollo integral de los niños.

Los padres de familia que acuden a este programa que se imparte en planteles de educación básica reciben cursos sobre prevención y atención en temas como la sexualidad, las nuevas tecnologías y el bullying