Hace un tiempo descubrí una infidelidad de mi amado marido, mi mundo se destruyó, él lloró, suplicó y yo lo maltraté. Fuimos a terapia psicológica de parejas, en esta el terapeuta me pidió por todos los medios que lo perdonara, que era un buen hombre, que siguiera con mi familia adelante aunque esto fuera realmente difícil.

Él siempre fue un excelente esposo, cariñoso, buen amante, amigo, proveedor, consentidor, buen padre, a pesar de todo el esfuerzo de mi marido por hacerme feliz, todos los días mejora algo para lograr el perdón. Siempre ha sido buen tipo, si no me cuenta su infidelidad la mujer con que me engañó no me hubiera enterado. Yo he barrido el piso con él, la rabia, pena ha hecho que a pesar de los consejos de la terapeuta de parejas yo lo siga hiriendo cada vez que puedo y él baje la cabeza y se deje humillar. Soy atractiva salgo siempre diciendo que le devolveré la mano, me gusta verlo desesperarse, aún así llevo en mi una soledad tan grande, no sé si se logra salir adelante.

 

Autocuestionada

 

Estimada Autocuestionada:

Es evidente que aún no lo has perdonado, no puedes –debes- continuar actuando así. Le haces daño a él y te haces daño a ti, no son felices ninguno de los dos. En ese caso era preferible separarse, ambos rehacer su vida, que estar juntos en un ambiente tóxico, donde tu humillas por venganza, y al final lo que sientes es un vacío.

Te recomiendo que cambies de actitud y lo perdones de corazón,  traten de arreglar realmente tu matrimonio, si ves que no puedes hacerlo, lo mejor es separarse y que cada quien  busque su camino.

 

Apartado500v@gmail.com