Protesta. El grupo de mujeres que tomó la CNDH en la capital intervino cuadros como el del ex-presidente, exigiendo justicia por los feminicidios. | Foto: Especial
El grupo de mujeres que tomó la CNDH en la capital intervino cuadros como el del ex-presidente, exigiendo justicia por los feminicidios

CIUDAD DE MÉXICO.- El artista José Manuel Nuñez A. reprobó la intervención que realizó un grupo de feministas en su retrato de Francisco I. Madero, durante la toma de la CNDH. El pintor, que se hace llamar Jomanu, escribió una serie de publicaciones en su cuenta de Facebook donde señala que dañar obra del Estado no resolverá los problemas, sino que significará “un retroceso para nuestros valores”.

En una segunda publicación, acompañada de una foto de una mujer posando junto al cuadro escribió: “eres grande rayando mi obra
 Espero todo se resuelva con tu acto” y aseguró que “la vida es primero”,
pero que la destrucción de la historia no es la solución.

El artista, que se formó en la Academia Nacional de San Carlos y originario de Culiacán -según indica su cuenta de Facebook-, calificó como indignante el acto de las mujeres que realizaron las pintas por “perderle el respeto a los personajes que hicieron nuestra historia mexicana”.

Los comentarios de Jomanu Art causaron controversia entre usuarios de redes sociales, quienes rechazaron su postura. Entre los comentarios recordaron el caso de Javier Marín, autor de la escultura también de Madero ubicada frente a Bellas Artes, quien celebró las pintas realizadas a su obra durante la marcha feminista del 8 de marzo.

Horas después y tras las críticas, Jomanu Art escribió una última publicación en la que aseguró que no está en contra de la expresión de las manifestantes e hizo hincapié en que se les debe escuchar.

“Lamento esta situación y ya viendo el contexto de lo que en realidad sucede una pintura nada tiene que ver en este problema nacional”, declaró, no sin antes agregar que él está “más que en contra de los feminicidios” y de cualquier maltrato hacia la mujer.

Un grupo de feministas, entre las cuáles se encuentran madres de víctimas de violencia de género, durante la toma de la sede de la CNDH (Comisión Nacional de Derechos Humanos) han realizado pintas en los muros del inmueble, examinado el refrigerador que se encontraba dentro -donde encontraron cortes de carne finos-, además de pintar sobre los retratos de Madero, Morelos y Juárez.

Sobre el retratro de Francisco I. Madero se escribió un hashtag en el que se lee “#Aliade”, se le puso cabello morado rizado con un moño de adorno, se le agregó un delineado en los ojos color verde, así como labios rojos y un par de líneas en los pómulos simulando ser rubor rojo. En la frente de la figura histórica se le pintó las letras ACAB, el acrónimo en inglés para “All Cops Are Bastards” y por último se decoró su traje con flores y estrellas moradas.

La pieza, actualmente en subasta para recaudar fondos para su causa, fue defendida por el presidente Andrés Manuel López Obrador; dijo que “el que afecta la imagen de Madero o no conoce la historia, lo hace de manera inconsistente o es un conservador, es un porfirista”.