Foto: Especial
El imán de Al Azhar, Ahmed el Tayeb, afirmó que los hombres pueden golpear a sus esposas pero sin romper sus huesos

EGITPO.- El líder religioso afirmó que como parte de un remedio simbólico disciplinario,  los esposos pueden golpear a su esposa, siempre y cuando ningún hueso resulte roto.

Durante el mes sangrado del Ramadán, Ahmed el Tayeb justificó sus declaraciones basadas en los textos del Corán. También detalló que el acto debe de realizarse con un pequeño palo de madera que antiguamente se utilizaba para limpieza dental llamado Swak.

A pesar de los comentarios, Al Azhar emitió un comunicado en donde rectifica la declaración de su líder en donde explican que  “el maltrato a la mujer se ha convertido en una de las causas del daño psicológico que se refleja negativamente en la familia” señalaron.

Las declaraciones han levantado fuertes críticas sobre si el Corán permite la violencia de género.

Otras declaraciones

Otras afirmaciones, igualmente polémicas, fueron las que realizó en el año 2017, antes de visitar Roma y mantener una reunión con el Papa Francisco. El imán declaró que el Vaticano, los países extranjeros, Occidente, el sionismo y sus organizaciones fascistas “son el problema de Egipto”. “Los cristianos coptos son libres de marcharse del país si no les agrada nuestra forma de vivir el Islam”, dijo.

Tras la visita a la Santa Sede, el líder egipcio suavizó su postura y quiso transmitir un mensaje de unidad, declaró que tanto el Islam como el Cristianismo “no tienen nada que ver con los que asesinan”.

También tuvo palabras sobre la poligamia, práctica que se mantiene en algunas regiones y países de mayoría musulmana, y que emana de la legislación islámica derivada del Corán. Según el medio egipcio The ArabWeekly, el-Tayeb afirmó este mismo año, después de años sin estar de acuerdo con la reforma religiosa, que la poligamia a menudo puede ser “una injusticia para las mujeres y los niños” y que los esposos “deben obedecer las condiciones de imparcialidad y, si no hay equidad, está prohibido tener múltiples esposas”.