Especial
El Banco Mundial aprobó un paquete por 14 mil millones de dólares para responder al Covid-19 y ofrecerán dentro de poco tiempo 6 mil millones de dólares para respaldar la atención de la salud

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) instaron este miércoles a los acreedores bilaterales a ofrecer un alivio inmediato a los países más pobres del mundo, que enfrentan graves consecuencias por la rápida propagación del coronavirus.

En una declaración conjunta, las instituciones pidieron a los acreedores bilaterales oficiales que suspendan inmediatamente los pagos de la deuda a los países de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), que incluye a una cuarta parte de la población mundial y a dos tercios de la población mundial que vive en la pobreza extrema.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, estimó que el brote de coronavirus tendrá graves consecuencias económicas y sociales para los países de la AIF, por lo que hizo un llamado a suspender los pagos a las naciones que lo soliciten.

“Esto ayudará con las necesidades inmediatas de liquidez de los países de la AIF para abordar los desafíos planteados por el brote de coronavirus y tiempo para una evaluación del impacto de la crisis y las necesidades financieras de cada país”, dijo.

El presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, añadió que es fundamental reducir el tiempo de recuperación.

Refirió que 17 de marzo, el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial y la Junta de Directores de la Corporación Financiera Internacional (IFC) aprobaron un paquete por 14 mil millones de dólares para responder a la Covid-19.

De esa suma, precisó, IFC pone a disposición de empresas privadas  8 mil millones de dólares en apoyo financiero que permita tomar medidas con relativa celeridad.

Anticipó que el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF) ofrecerán dentro de poco tiempo 6 mil millones de dólares para respaldar la atención de la salud.

Especial

Asimismo, informó que en la actualidad el Banco Mundial reestructura proyectos existentes en 23 países, muchos de ellos mediante el uso de “componentes contingentes de respuesta ante emergencias”.

“Estamos trabajando para responder rápidamente y utilizar todos los instrumentos a nuestra disposición. Los países necesitan actuar con celeridad para incrementar el gasto en salud, fortalecer las redes de seguridad social, apoyar al sector privado y contrarrestar las alteraciones del mercado financiero”, puntualizó.

Además, destacó la importancia de que los países pongan en marcha reformas estructurales para reducir el tiempo de recuperación.

“En el caso de aquellos países que presentan el obstáculo de tener demasiadas regulaciones, subsidios, regímenes de licencia, protección comercial o litigiosidad, trabajaremos con ellos para promover mercados, decisiones y perspectivas de crecimiento más acelerado durante la recuperación“, explicó.