Billy Porter a su llegada a los Golden Globe Awards de este año. / FOTO: EFE
El actor de 'Pose', conocido también por su activismo LGTB, fue la celebridad más vista en Google del año pasado gracias a su estilismo en la alfombra roja. Ahora, ha empezado 2020 sorprendiendo de nuevo con su look en los Critics' Choice Awards.
A sus 50 años, el actor y cantante Billy Porter tiene una larga trayectoria, centrada principalmente en Broadway, pero también en los discos, el cine y la televisión. 

Es especialmente conocido por su papel en la serie “Pose”, y tiene más de un millón de seguidores en su instagram (@theebillyporter), además de ser un concienciado activista para los derechos LGTB.

Pero esas no son las razones por las que el estadounidense se ha convertido en la celebridad más buscada en Google de 2019. Lo es otra de sus facetas más conocidas: la moda. Y es que los estilismos de Porter, que muchas veces rompen los roles de género y las normas acostumbradas, suelen traer consigo extravagancia y mensajes sociales que no dejan a nadie indiferente.

VOCACIÓN EN MEDIO DE LA ADVERSIDAD

Billy Porter nació en Pittsburgh (Pennsylvania), Estados Unidos, el 21 de septiembre de 1969. Hijo de William E. Porter y Cloerinda Jean Johnson Porter, tiene una hermana llamada MaryMartha Ford-Dieng.

El actor, que había llegado al mundo en el complicado barrio de East Liberty, creció allí con su hermana, su padrastro, y su madre. Esta última padecía una enfermedad neurológica y degenerativa, que afectaba a su movilidad y autonomía.

Además de eso, según confesó para la revista Esquire, sufrió abusos por parte de su padrastro, una situación ante la cual dijo que se sentía “completamente solo”, y añadía “miré a mi alrededor a los siete años, a los doce años…. Y me di cuenta de que no había ningún adulto capaz de ayudarme. Así que me dije: lo haré yo”. Y por eso, de adolescente, se fue de casa.

“Fui capaz de escapar de aquella tóxica energía sin miedo ni culpa”, confesó para el mismo medio, y deseó: “que las demás personas no sufran ningún tipo de abuso, pero que encuentren la fuerza para entender que no necesito su tolerancia ni aceptación: lo que exijo es que respeten mi humanidad”.
Porter llegó a ser pastor infantil en la iglesia con once años, trabajó después como animador en espectáculos de parques de atracciones para sobrevivir en un motel, una vez había huido del hogar, y actuaba con los grupos “Flash” y “Spirit” durante los veranos, en el Kennywood Park de West Mifflin (Pensilvania).  

Así fue como pudo, tras finalizar sus estudios de primaria y secundaria, estudiar en la Escuela de Artes Escénicas y Creativas de Pittsburgh, donde se graduó en 1987.
Posteriormente se matriculó en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Carnegie Mellon para estudiar arte dramático, además de titularse en el Programa Profesional de Escritura de Guiones.

SUS PASOS EN BROADWAY

Con tan solo 17 años llegó a la ciudad de Nueva York y, allí comenzó a buscar su camino, primero con papeles fuera y dentro de Broadway, hasta que fue, poco a poco, colándose en los grandes escenarios y dando el salto a las pantallas de cine y televisión y estudios de grabación. 

Así, tras escapar de aquellos duros comienzos, se fue abriendo paso hacia su vocación, aunque no fue sencillo: “me costó treinta años llegar a donde estoy ahora con mi carrera”, explicó en su cuenta de Instagram: “hubo una época en la que ni siquiera trabajaba”.

“Durante trece años, no trabajé en Broadway, tuve muchas dificultades con el trabajo, y siempre fue difícil para mí poder hacerlo en el cine o la televisión”, relató el actor, y confesó: “hubo muchas veces en las que sentí ganas de rendirme, que no estaba seguro de dónde encajar o de si alguien me vería tal como soy. Pero me levanté y seguí adelante”.

Porter ha trabajado en varias obras, como “Grease”, “Jesus Christ Superstar”, “Dreamgirls”, “Kinky Boots”, “Angels in America”, “Twisted”... E, incluso, escribió y protagonizó una obra autobiográfica, “Ghetto Superstar (The Man That I Am)”, que le valió para ser nominado a los GLAAD Media Awards.

Además, tiene varios álbumes de estudio: “Billy Porter”  (1997), “At the Corner of Broadway + Soul” (2005), “Billy's Back on Broadway”  (2014) y “Billy Porter Presents the Soul of Richard” (2017). 

En el cine y la televisión, antes de “Pose”, tuvo algunos papeles. Apareció en películas como “The Broken Hearts Club: A Romantic Comedy” (2000) y “The Humbling” (2014), y de manera episódica en series como “Law & Order” o “The Get Down”.
FAMA Y MODA TEJIDAS CON ACTIVISMO

Pero, sin duda, ha sido la serie “Pose” la que ha catapultado a la fama internacional a Porter. Una ficción de temática LGTB, algo que el actor comparte con su personaje. Y es que Porter, abiertamente homosexual, está casado desde 2017 con el empresario Adam Smith, y es un conocido activista por los derechos de este colectivo.

Y, una de sus maneras de reivindicar es a través de otra de las cosas que le han llevado al foco mediático: la moda. 

Ya en la pasada celebración de los Oscar, su vestido causó sensación. Lo mismo ocurrió en la pasada gala del MET, con un atuendo de alas doradas. Así fue como el actor se convirtió en tendencia y fue el más buscado en Google de 2019 gracias a sus “looks”.

Ahora, en 2020, en la ceremonia de los Premios de la Crítica Cinematográfica, Billy Porter acudió con otro vestido de corte “femenino” y tatuajes de mariposas. 

Un estilismo sobre el que habló en su cuenta de Instagram: “está inspirado en el espíritu libre de David Bowie y en la época disco de los años 70, mi favorita de todas las eras”

Además, sobre los tatuajes de mariposas explicó que “simbolizan la liberación de la masculinidad, el volar libre”. Y añadió que “a menudo nacemos en una etapa y luego nos sumergimos en otra de incubación y autodescubrimiento, de transformación y aceptación, para finalmente liberarse como estas hermosas criaturas”.

En otra de sus publicaciones de Instagram, Porter también relató: “mi masculinidad era constantemente puesta en duda, y me veía tratando de saber cómo ser lo suficientemente masculino según los estándares de la sociedad para poder conseguir un trabajo”.

Y es que para Billy, una cosa que tienen en común el mensaje de la serie “Pose” y su propia experiencia es que  “uno debe continuar poniendo un pie delante del otro, sin importar lo que digan, ni cuántos noes se encuentren”. Y recalcó: “soy la prueba viviente”. 

Una prueba a la que, además de en la próxima temporada de “Pose”, podrán ver también en la segunda temporada de “The Twilight Zone” y en la película “Like a Boss”. Además de, seguramente, poder disfrutar de más de sus simbólicos “looks” en futuras galas.