Defensor. Ricardo Salinas Pliego, accionista de Banco Azteca y fundador de Grupo Elektra, defendio la reforma públicamente. Cuartoscuro
Alejandro Díaz de León, gobernador de la institución financiera, aseguró que si el Senado acepta esta iniciativa se propiciaría el lavado de dinero

CDMX.- El Banco de México logró frenar en el Senado que lo obliguen a integrar dólares en efectivo a las reservas internacionales. Sin embargo, el banco central aún no puede cantar victoria porque falta que la Cámara de Diputados aún procese la iniciativa.

Alejandro Díaz de León, gobernador del Banxico, ahora ha advertido a los diputados que si insisten en los cambios lesivos a su legislación se sentará un mal precedente en su operación como organismo autónomo, trasladándole, además, los riesgos vinculados al lavado de dinero.

La iniciativa, que fue propuesta por el senador de Morena, Ricardo Monreal, asegura que si las instituciones financieras no pueden canjear por pesos los dólares que reciben de los usuarios, se afectarían a millones de mexicanos que dependen de esa fuente de ingresos.

Sostiene que se perjudicaría el sano desarrollo del sistema financiero, así como la seguridad de las empresas y los ciudadanos que utilizan actualmente la banca para cambiar sus divisas.

El semanario Proceso informa que, sin corresponsales bancarios en Estados Unidos, para enviar sus excedentes de dólares, Banco Coppel y Banco Azteca, principalmente, serán dos de las instituciones de crédito de capital mexicano que se verán beneficiadas con los cambios a los artículos 20 y 34 de la Ley del Banco de México, que obligan al banco central a captar moneda extranjera en efectivo, coincidieron fuentes del sector bancario.

TRÁFICO DE DINERO

La iniciativa reconoce que la Oficina del Contralor de Divisas del gobierno de Estados Unidos ha hecho saber a la banca estadounidense que los contratos de corresponsalía para recibir dólares en efectivo firmados con bancos mexicanos “son operaciones riesgosas”, ya que México es considerado un país donde se corre gran peligro de realizar transacciones con recurso de procedencia ilícita.

Los bancos mexicanos han experimentado una terminación de relaciones comerciales con los bancos corresponsales, lo que se conoce como “mitigación del riesgo”.

Este es el caso de la relación que existía entre Banco Azteca y Lone Star. En noviembre de 2017 el Fincen multó a la institución de Estados Unidos con 2 millones de dólares tras con-firmar que violó las leyes anti lavado de dinero, llamada Ley Patriota.

Según información del Fincen, Banco Azteca estuvo en posibilidad durante más de dos años de “mover cientos de millones de dólares en efectivo, en sospechosos cargamentos que llegaron del sistema financiero de Estados Unidos”.

Autoridades financieras de Estados Unidos recordaron que los accionistas de Banco Azteca fueron relacionados con otro expediente de fraude a inversionistas el mercado de valores, presentado ante la Comisión de Valores de Estados Unidos.

Por número de sucursales, se considera el banco más grande del país, presente en 170 municipios. ESPECIAL

RESPETO

Tal como menciona el semanario Proceso, Ricardo Salinas Pliego, principal accionista de Banco Azteca y fundador de Grupo Elektra, defendió la reforma públicamente, asegurando que en ningún momento Banxico pierde su autonomía.

Banco Azteca distribuye los programas sociales del Gobierno federal a más de 38 por ciento del padrón de beneficiaros. Por número de sucursales, se considera el banco más grande del país, con presencia en 170 municipios.

La captación total del banco pasó de 79 mil 685 millones de pesos al cierre de 2014 a 170 mil 634 millones de pesos al tercer trimestre de 2020, según cifras de Proceso.

En su plataforma de campaña y en su Proyecto de Nación, el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió que la autonomía del Banxico se respetaría. Sin embargo, al referirse a la iniciativa enviada al Senado, aseguró que la reforma a la Ley del Banco de México tenía que respetarse.

Por ello el banco central se prepara para interponer una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con el objetivo de detener los cambios a su legislación que pretende el Poder Legislativo, confirmó una fuente del banco, corroborada por Proceso.

Hace dos años, la Junta de Gobierno del Banxico también instruyó a su Dirección Jurídica a impugnar la política de austeridad de la 4T y los ajustes salariales de su personal. Ganó la controversia y las percepciones de sus funcionarios no se ajustaron.

No obstante, la institución monetaria cada año debe iniciar el proceso de controversia ante el Poder Judicial y el próximo año hará lo mismo con la iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 20 y 34 y se adicionan los artículos 20 BIS y 20 TER de la Ley del Banco de México en materia de captación de divisas.

En el Senado la iniciativa modificada a propuesta del Banxico se aprobó con 70 votos en favor, 23 en contra y una abstención.

Al interior de la Junta de Gobierno consideran, además, que la reforma original propuesta por el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, no responde a una problemática general del sector, sino a los conflictos operativos que algunas instituciones bancarias tienen con sus corresponsales estadunidenses. Con información de Proceso