Foto: Especial
Como a Fátima, la arrojaron en un costal. La pequeña, junto a su hermanita de 2 años y su prima de 9, esperaban a que su madre, volviera de una fiesta. Días después del asesinato fue capturado. Ocurrió en Perú

PERÚ.- Camila, una niña de solamente 4 años de edad, fue hallada muerta el pasado domingo dentro de un costal en un cerro; antes, fue robada y luego abusada sexualmente por un menor de 15 años.

De acuerdo con los reportes, la pequeña, junto a su hermanita de 2 años y su prima de 9, esperaban a que su madre, Mirella Alexandra Huamán Santiago, volviera de una fiesta.

Entonces las menores salieron a la calle, asustadas, a buscar a la mujer; sin embargo, se encontraron con un joven desconocido quien se llevó a la pequeña.

Fue la propia madre de este joven quien lo reconoció y denunció ante las autoridades de Payet, en Perú, luego de haber visto en televisión los videos de seguridad de una bodega, donde se ve cómo lleva a su víctima en brazos, mientras la niña de 9 años corre tras él pidiendo que la devolviera. Mas atrás, corría también la hermanita menor.

Esta escena fue captada a las 05:30 de la mañana del domingo 1 de marzo; 12 horas después, en una zona a 30 minutos de donde fue raptada, se encontró el cadáver con la cabeza destrozada por un pico.

Los primeros reportes indican que el adolescente llevó a la niña a una choza abandonada, que era propiedad de sus tíos, donde presuntamente la violó y la mató.

En el lugar, peritos hallaron sangre y el pico utilizado en el crimen; el homicida caminó aproximadamente 30 metros cargando el costal hasta una esquina donde dejó más restos de sangre.

Luego, la policía encontró en la casa de los tíos del joven la ropa y los zapatos que vestía al momento del secuestro; días después del asesinato, el adolescente responsable fue capturado.

Por su parte, el padre de la víctima pidió un castigo para el responsable y acusó que su ex pareja, de 22 años, fue “irresponsable” por preferir ir a una fiesta en lugar de cuidar a su hija; ella, por su parte, admitió haberse equivocado.