Foto: El Universal
El joven, originario de San Marcos, Guatemala, tiene presente la tragedia de la volcadura del camión, registrada en el tramo carretero Chicoasén-Soyaló, donde murieron 23 migrantes y 33 quedaron lesionados.

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis.- Haber cedido a un amigo su lugar en el camión que se volcó y que tenía como destino llegar a EU, salvó la vida del migrante Emersón García Pérez, quien atribuye estar vivo por la "obra de Dios" en aquellos segundos del accidente, "donde todos sangraban y pedían ayuda con gritos de terror".

El joven, originario de San Marcos, Guatemala, tiene presente la tragedia de la volcadura del camión, registrada en el tramo carretero Chicoasén-Soyaló, donde murieron 23 migrantes y 33 quedaron lesionados.

Con mirada triste, Emersón revive el episodio: "espantoso, reguero de sangre por todos lados y en medio de cadáveres". García Pérez quedó inmerso cuando el vehículo salió de la carretera y cayó en un barranco de unos cinco metros de profundidad.

El joven viajaba con un amigo tras ingresar a territorio mexicano por la ruta de La Mesilla, Guatemala. Después de un trayecto de dos horas y media cedió su reducido espacio a su acompañante para que viajara un poco más cómodo, pero ahí murió al momento del accidente.

"No tenía ni dos minutos que yo había cambiado de lugar por el suyo, cuando ocurrió el percance y mi amigo falleció ahí mismo. No fue el destino, sino intervención de Dios, sus obras son muy grandes", afirma el migrante que tiene lesiones en costillas, una sutura en la frente y porta un collarín.

La tarde de este sábado, Emersón, quien viajaba con otros 55 coterráneos, acudió al servicio médico forense de Tuxtla Gutiérrez, para despedirse de su amigo y dar el pésame a sus familiares que llegaron por él.

El sobreviviente cuenta que el accidente le truncó de tajo el sueño americano. Ahora su anhelo es volver lo más pronto al seno familiar. "En esos segundos de dolor y muerte por mi cabeza pasaba mi familia".

Ocurre, señala, que en ocasiones, equivocamos el rumbo al pretender una vida más cómoda y no adaptarse a la que se tiene con la familia, los parientes y los amigos. "Lamentablemente se toman decisiones de las cuales uno se arrepiente después de los golpes".

Emersón ahonda en la reflexión: "Lo económico no es nada comparado con la familia, lo económico lo material se va, se destruye, pero la familia nunca. Ella siempre está para apoyarnos".

Dictámenes periciales de la Fiscalía General del Estado (FGE) concluyeron que la inexperiencia del conductor del camión causó el accidente. La dependencia reportó además que 13 lesionados ya fueron dados de alta, cuatro se encuentran graves, tres con pronóstico médico reservado, y el resto en condiciones estables.

De los 23 cadáveres, cinco están identificados y se encuentran en proceso de entrega a familiares y a autoridades consulares.

El dictamen pericial indicó que la impericia del chofer fue la causa que el vehículo Ford Super Duty, tres toneladas, con caja seca de color blanco y placas de Tabasco, saliera de la carretera y se precipitara al fondo del barranco de unos cinco metros de profundidad.

La unidad era conducida a gran velocidad, con 70 personas, originarias de Guatemala, que viajaban de pie en la caja, por lo que el chofer perdió "el control del volante", especificó el informe.
El impacto provocó la muerte de los migrantes por traumatismo craneoencefálico y fractura de vértebra cérvica, de acuerdo con la necropsia, indicó la Fiscalía.

Todos los lesionados están a disposición del Instituto Nacional de Migración (INM).

La Fiscalía puntualizó que continuará coadyuvando con la autoridad migratoria y la Fiscalía General de la República, para esclarecer los hechos y deslindar responsabilidades. Por el percance se mantiene abierta la carpeta de investigación 094-021-0402-2019.