El columnista, cresteando las cumbres del Cerro de La Silla. Foto JL Nolasco.

Cabo Cañaveral, Fla.

Así como lo hacen los puerco espines es el doble oficio de periodista y montañero.
Bueno, lo son también otras actividades de las cuales les platico en seguida y al final, la irreverente de mi Kalifa develará el misterio de cómo hacen el amor los puerco espines. Arre!
Primero, como dijo el célebre Dr. Jack El Destripador: “vámonos por partes”.
Ser periodista hoy en día en México es casi lo mismo que rendirle tributo al acto amatorio de esos simpáticos animalitos.
Según datos que obtuve de la organización Human Rights Watch -acá en territorio gringo en los agónicos tiempos de Nerón Trump, por aquello de la afición incendiaria de ambos personajes- en nuestro País están matando a más periodistas que en Siria, una de las naciones en guerra más violentas del mundo.
En un mini encuentro que tuve ésta semana con colegas de otros países aquí en las comarcas lanzatorias de la NASA, desafiando todos las draconianas restricciones sanitarias, un alto funcionario de HRW, cuyo nombre no puedo mencionar por razones de seguridad, nos dijo que escribir para medios asentados en México equivale a ser corresponsal de guerra.
En la reunión a la que me refiero estuvieron periodistas que operan en Venezuela, Cuba, Corea del Norte, Irán y Siria, y sus “testimonios de guerra” no le llegan ni a los talones a los que se viven en México.
En anteriores columnas he narrado la suerte fatal que han corrido amigos colegas de periódicos y portales de  Xalapa y otras ciudades, y las redes están dando cuenta de que la violencia, el asedio, agresiones y amenazas contra periodistas, no paran desde el gobierno de Peña Nieto.
Incluso van en aumento en los dos años que tiene la administración de López Obrador.
Según mi misma fuente, del 1 de enero de 2019 al mismo día de este 2021, ya van 187 periodistas mexicanos que han migrado legalmente desde sus ciudades de origen a territorio estadounidense.
Obtuve el dato preciso: operan en medios masivos de Los Ángeles, Chicago, Houston, Dallas, NY, Atlanta, San Francisco, Miami, Fort Lauderdale, San Antonio, Austin y San Diego.
Y en medio de toda la carga negativa que ha caído en estos días contra Trump, hay que reconocer que a pesar de que la frontera sigue cerrada para los mexicanos, su gobierno ha facilitado la migración legal de los periodistas de este lado de la frontera hacia el norte.
Para darnos una idea de este gesto del vapuleado y vilipendiado presidente aún de EU, a Canadá solamente un periodista mexicano se ha ido en busca de refugio, en el mismo periodo.
Y es que contrario a lo que se dice a diario desde el púlpito presidencial del Palacio Nacional y que es replicado por los jilgueros “doctorales” de las mañaneras, los periodistas mexicanos que han huido a EU para trabajar desde acá, son tratados por el gobierno gringo con la misma calidad migratoria que se les da a los refugiados políticos que corren riesgo en sus países por sus oficios y trabajos.
2.- Otra chamba igual de arriesgada a la de los periodistas mexicanos y por supuesto, a la de los puerco espines cuando hacen el amor, es la de los políticos que quieren cambiar desde adentro de la 4T la tendencia absolutista del gobierno de AMLO.
Como quienes?
A.- La Embajadora mexicana en Estados Unidos, doña Martha Bárcena, hoy jubilada intempestivamente por su choque con quien ya se siente próximo presidente de México, Marcelo Ebrard.
B.- Los especialistas en comercio exterior que -nomás porque son muy buenos- siguen conservando su jale en la Secretaría de Economía desde los tiempos de Ildefonso Guajardo y que ahora con la llegada de la iletrada en esas lides, Tatiana Clouthier, andan con el Jesús en la boca, esperando de un momento a otro la cargada de ignorantes que la hija de Maquío va a llevar a esa crucial dependencia para que sus incondicionales, barberos y paleros de todos los oficios -hasta periodistas- le cuiden las espaldas.
C.- Clara Luz Flores Carrales, la exitosa alcaldesa dos veces de Escobedo, hoy en licencia porque busca la gubernatura de NL por el lado de Morena y que por ende pone sobre la mesa todo su prestigio.
Ella quiere desarrollar un modelo de crecimiento económico auto sustentable en la entidad que hoy es la joya de la corona para el partido en el poder.
No es partidaria de que NL se salga del pacto fiscal porque es creyente ferviente del federalismo, pero no quiere andar pidiendo chiche como otros gobernadores que por inútiles que son -y rateros también- no saben cómo darle bienestar a sus ciudadanos, en forma independiente a los designios presupuestales del gobierno de la Nación.
Clara se la está jugando y la misma astucia con que mandó al rancho de YSQ a los panistas y emecistas que la querían mangonear si se iba con esos partidos, tendrá que mostrarla para no ser atraída -o absorbida- por la fuerza de gravedad que hoy ejerce el “Sol Moreno” sobre los “planetas” que giran en órbita a su alrededor.
3.- Ser montañero es igual de arriesgado y más cuando se avienta uno tiros como la escalada al Nido de los Aguiluchos -en la Huasteca de NL- o cuando trepamos al techo de México, el Pico de Orizaba, o al crestear por los peligrosos desfiladeros que hay entre la Antena del Cerro de la Silla y el Pico Norte del símbolo de Monterrey.
Alguien me preguntó hace unos días que vio una foto mía en ese hermoso y desafiante cerro, cómo se le hace para crestear ahí? y le respondí: exactamente como hacen el amor los puerco espines. 
CAJÓN DE SASTRE
“Entonces, cómo hacen el amor los puerco espines? Ah, pues con muuuucho cuidado”,
resuelve la incógnita, la irreverente de mi Kalifa.