Decisión. El Congreso en pleno, a petición de diputados del PRI, instituyó el día que recordará las secuelas de la pandemia en Coahuila. ARCHIVO
Para que Coahuila no olvide, todos los 11 de marzo serán en recuerdo de los fallecidos por este insidioso mal

Será el 11 de marzo de cada año que se conmemore a las víctimas del COVID-19 en Coahuila, así lo declaró el Congreso del Estado tras aprobar la iniciativa en la que se declara la fecha como el “Día Estatal en Memoria de las Víctimas de COVID-19”.

El diputado Álvaro Moreira Valdés, junto con los integrantes del Partido Revolucionario Institucional, presentó la iniciativa haciendo referencia a que el 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que la nueva enfermedad por el coronavirus 2019 se elevaba a pandemia, dado los niveles alarmantes de propagación y gravedad que presentaba.

“El 2020 no fue pues un año que debe dejarse en el olvido. Mucho menos las miles de víctimas y afectados por el COVID-19. La conmemoración a nuestras pérdidas es urgente.

A quienes se han visto afectados por el virus en su salud, para los que perdieron la batalla contra esta enfermedad o tuvieron que despedirse de sus seres queridos. Es esta una oportunidad para honrar sus vidas, su contribución a Coahuila y rendirles un merecido tributo sabiendo que dejaron un hueco imposible de llenar”, manifestó el legislador desde la tribuna.

Porque quien olvida está borrando con ello una parte de su historia, aseveró, es momento de reconocer a quienes nos dejaron, pero también un acto de sensibilidad y hermandad para los que permanecen con la irreparable pérdida de un familiar o amigo, agregó.

EL PRIMER MEXICANO MUERTO

Recordó que una semana después de la declaración, el 18 de marzo, la Secretaría de Salud confirmó la primera muerte de un mexicano por coronavirus en el país.  Lo que aconteció después fue un daño irreparable para toda la nación.

A la fecha 188 mil 866 personas han fallecido y se ha presentado casi 2.3 millones de casos en México, detalló, lo que nos deja con una tasa de mortalidad cercana al 10 por ciento, situándonos como el tercer país con mayor número de decesos. 

Aunado a esta situación, se debe considerar el declive económico que fue para las familias: más de un millón de empleos formales se perdieron tan sólo entre marzo y julio del pasado año, mismos que eran el sustento de vida de millones de mexicanos y que aún hoy no se han podido recuperar por completo, agregó el legislador.

“En ese sentido, en Coahuila se ha logrado equilibrar la salud con la reactivación económica de manera responsable. Hoy somos una de las entidades que más empleos ha recuperado y uno de los estados más seguros del país”, consideró Moreira.