Foto: Vanguardia
Después del esfuerzo que representó correr 21 kilómetros, debes tomar en cuenta estas recomendaciones para ayudarle a tu cuerpo a recuperarse

Descanso

Si pudiste llegar a la meta, ¡felicidades! Si no, pues también mereces un reconocimiento. Ahora ayuda a tu cuerpo a que regrese a la normalidad.

Trata de descansar lo mejor que puedas, si es posible organiza tus deberes para que duermas más horas, tus músculos te lo agradecerán y verás como el dolor pasa más rápido.

Hidratación

Tu cuerpo se sometió a un gran esfuerzo, ayúdale hidratándote lo mejor posible. De preferencia consume bebidas isotónicas que repongan las sustancias que perdiste al correr.

Esto ayudará a que tus músculos se recuperen más rápido y que puedas superar antes de lo previsto las dolencias por el esfuerzo.

Alimentación

Come saludablemente. Si bien perdiste una gran cantidad de calorías, no “metas mala gasolina” a tu organismo.

La ingesta de buenos nutrientes ayudará a que te recuperes mucho más rápido y que tus músculos se hagan más fuertes y estén listos para un nuevo entrenamiento.

Masajes

Si no alcanzaste a recibir masaje al término de la carrera o de plano preferiste ser un faquir y te pasaste de largo, pero ahora te arrepientes, existen varios fisioterapeutas en la ciudad que pueden ayudarte a descargar la sobrecarga muscular.

También puedes hacerlos tu mismo usando algún gel muscular o incluso con crema para el cuerpo de uso normal, hay varios tutoriales en YouTube que pueden darte una guía de cómo hacerlos.

Recuperación activa

En cuanto te sea posible, realiza actividades para que las piernas se recuperen lo más pronto posible. Dolerá en un principio, pero a medida que aumentes la carga de actividad, recuperarás la movilidad y si, podrás volver a subir y bajar escaleras normalmente.