Foto: Cuartoscuro
Denuncia Asociación de Padres de Familia que consumo se da principalmente en planteles de zonas marginadas

En el exterior de algunos planteles, estudiantes del sexto grado de Primaria comienzan a consumir sustancias tóxicas, por lo que la Secretaría de Educación del Estado, en coordinación con padres de familia y autoridades estatales y municipales, lleva a cabo el programa de orientación hacia los alumnos sobre el daño que causan a su salud al consumir este tipo de solventes, informó Wendy Valdés Coronado

La encargada del despacho de la Asociación de Padres de Familia de Coahuila, agregó que el problema del consumo de estupefacientes se presenta entre los menores y jovenes de las colonias marginadas de la entidad. 

Por lo anterior, dijo, se exhorta a los padres de familia para que cuiden a sus hijos y no les permitan que se integren a grupos de pandilleros, “porque no solo los inducen a consumir drogas, sino a delinquir”, expresó.

Valdés Coronado dijo que a la Asociación de Padres de Familia llegó la denuncia de que en el exterior de algunos planteles (de los cuales omitió su descripción), estudiantes consumen sustancias tóxicas, fundamentalmente resistol, porque tiene un costo menor y se obtiene con mayor facilidad. Por consumo de alcohol y mariguana no se tiene reporte alguno. 

Se exhorta a los padres de familia para que cuiden a sus hijos y no les permitan que se integren a grupos de pandilleros”.
Wendy Valdés Coronado, encargada de la APF.

“Nosotros somos una institución mediadora y turnamos los hechos las secretarías de Educación, Salud, DIF y la Pronnif, para que se tomen las medidas correspondientes”, agregó.

Asimismo, dijo que las autoridades de las dependencias estatales se reunieron con los padres de familia de los menores que incurren en el consumo de sustancias tóxicas, para informarles sobre la situción en la que se encuentran sus hijos, por lo que requieren de su apoyo para evitar que dañen su salud.

Agregó que los padres de familia también intervienen en los programas preventivos que llevan a cabo las dependencias estatales, para evitar que los menores se inicien en el consumo de solventes porque se atenta contra su salud. 

¡No lo hagas!

La mayoría de los inhalantes produce una euforia rápida parecida a la intoxicación alcohólica.

Excitación seguida por somnolencia, desinhibición, aturdimiento y agitación.

Si se inhala una cantidad suficiente, produce anestesia (pérdida de sensibilidad) y pueden llegar a inducir un estado de inconsciencia.

Daños al organismo
Lesiones en riñón (insuficiencia renal en casos graves).
En hígado (síntomas digestivos como pérdida de apetito, náuseas, mal sabor de boca, incluso algún disolvente puede producir cáncer de hígado).
Lesiones en corazón: alteración del ritmo cardiaco.
Lesiones en pulmones: Dificultad respiratoria.
Lesiones en médula ósea (anemias y leucemias).
Lesiones en piel: Casi todos los disolventes pueden ser absorbidos por la piel normal, produciendo enrojecimiento, urticaria y sequedad.
Ojo: No use solventes para eliminar pintura o grasa de su piel.