Protesta. Alrededor de 400 personas marcharon en Minneapolis para exigir la condena de Chauvin. EFE
La Fiscalía del estado de Minesota y la defensa de Chauvin expusieron sus versiones finales durante unas cuatro horas frente a este jurado

MINNEAPOLIS, EU.- Los alegatos finales en el juicio contra el expolicía Derek Chauvin, acusado de asfixiar hasta la muerte al afroamericano George Floyd en mayo de 2020, terminaron ayer lunes en Mineápolis (Minesota), y el caso queda visto para sentencia a la espera de la deliberación del jurado.

La Fiscalía del estado de Minesota y la defensa de Chauvin expusieron sus versiones finales durante unas cuatro horas frente a este jurado, que deberá debatir a partir de ahora el caso y llegar a un veredicto por unanimidad.

En sus argumentos finales, el fiscal del estado de Minesota, Steve Schleicher, señaló que George Floyd “pidió ayuda con su último aliento” y no era una amenaza para nadie, “suplicó hasta que no pudo hablar más”.

Aclaró que ser policía es “una profesión noble” pero que Chauvin “traicionó su placa y todo lo que representaba”.

Tras escuchar los argumentos de ambos lados y las instrucciones que les ha dado el juez para su deliberación, los miembros del jurado se marcharon de la sala. Ahora se aislarán y encerrarán en un hotel para repasar todas las pruebas presentadas en el juicio y llegar a un veredicto.

Mientras se daban los alegatos finales en el jucio contra Chauvin, alrededor de 400 personas marcharon en Minneapolis para exigir su condena, coreando “el mundo está mirando, nosotros estamos mirando, haz lo correcto” en justicia para George Floyd.