Oportunidad. Paramédicos y oficiales de la Guardia Nacional manifestaron que el conductor “volvió a nacer” tras el fuerte accidente vial. | Foto: Ulises Martínez
Resulta ileso pese a que la barrera de contención atravesó su camioneta en el kilómetro 20 hacia Saltillo

RAMOS ARIZPE.- Ante sus ojos el conductor de una camioneta Dodge Journey vio la muerte pasar cuando al quedar dormido al volante terminó por estrellarse contra la barrera de contención, la cual se incrustó en su vehículo sin causarle a él daño alguno. 

El accidente se registró alrededor de las 14:00 horas de ayer en el kilómetro 20 de la carretera con dirección a Saltillo. 

Del aparato accidente, el conductor salió y fue atendido en el lugar por personal de bomberos de Ramos Arizpe. 

Al valorarlo, los socorristas quedaron sorprendidos pues el conductor no contaba más que con golpes leves que no ponen en peligro su vida pese a que la camioneta quedó destrozada. 

La sorpresa fue conjunta con los oficiales de la Guardia Nacional cuando vieron cómo la camioneta, la cual fue atravesada por la barrera de contención, sin causarle lesiones a quien conducía, incluso manifestaron que “volvió a nacer”.

En el sitio se solicitó una grúa por parte de las autoridades federales para sacar al vehículo de donde quedó incrustado.

Ahora el conductor de la unidad deberá pagar los daños ocasionados a la vialidad; el vehículo siniestrado fue llevado a un corralón de la ciudad mientras se determina el monto de las pérdidas y los liquida el responsable.