Entrevista. Miguel Carbonell, académico de la UNAM, reconoció y criticó el nuevo Modelo de Justicia Penal, al que dijo es deficiente. / Luis Salcedo
El académico de la UNAM dijo que entre las debilidades de este modelo destaca la capacitación de la Policía, la optimización de la capacidad de investigación de las Fiscalías y Procuradurías, así como el desempeño del abogado en las audiencias públicas

El nuevo Modelo de Justicia Penal Acusatorio todavía tiene muchas cosas que mejorar, aseguró este jueves, el doctor Miguel Carbonell. La capacitación de la Policía, optimizar la capacidad de investigación de las Fiscalías y de las Procuradurías, así como el desempeño del abogado en las audiencias públicas son solo algunos de esos aspectos.

Aunque, para la transición del sistema penal tradicional al nuevo modelo, hubo un periodo de transición de ocho años, los juristas encargados de implementarlo todavía no están los suficientemente preparados. 

En entrevista con VANGUARDIA, el director del Centro de Estudios Jurídicos Carbonell A.C. atribuyó la falta de conocimientos a la poca disponibilidad que tuvieron los Estados para realizar las capacitaciones necesarias.

“Sí ha habido muchas capacitaciones. México es muy diverso y muy plural. Hay Estados que han hecho bien su trabajo y hay otros que lo dejaron hasta el último: Baja California hizo bien su trabajo, Chihuahua va muy bien, Morelos tiene algunos aspectos exitosos. Por el contrario, tenemos mal Guerrero, tenemos mal Sonora porque lo dejaron al final, la Ciudad de México no va muy bien”, afirmó el investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

En el desempeño del nuevo Modelo de Justicia Penal Acusatorio hay Estados del País que han hecho bien su trabajo y hay otros que lo dejaron hasta el último”.
Miguel Carbonell, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

-¿CÓMO ESTÁ COAHUILA?-
“Coahuila está en la tabla intermedia, no podría yo citarlo como un ejemplo de vanguardia o de que fuera de los líderes o de los emblemáticos, pero ha estado cumpliendo en los términos en los que la propia legislación aplicable lo dispone.

“En el caso de los abogados, dijo, es su problema si no se actualizan para mejorar su desempeño en las audiencias, desde su propia capacidad para tener la presentación oral, hasta la forma de argumentar.

“Yo creo que una persona que decide dedicarse a temas jurídicos sabe que tiene que ser estudiante para toda su vida porque los cambios en materia jurídica se van sucediendo en una serie de ámbitos. 

“Yo creo que la oportunidad estuvo en esos ocho años, porque nadie pudo decir que durante esos años no sabían que cambiaría porque la reforma no fue una sorpresa. Es problema de ellos si no se quieren actualizar, porque va a haber más competencia con las nuevas generaciones, los chavos se están preparando y capacitándose en este tipo de cuestiones”, consideró.

La Policía también debe aprender a llevar a cabo, de manera efectiva, el aseguramiento de la escena de los hechos y así poder constituir la llamada cadena de custodia. De tal manera que los indicios hallados en una escena de los hechos puedan servir como pruebas durante el juicio.

El doctor Carbonell charló en exclusiva para VANGUARDIA. / Luis Salcedo
La ley no puede decir: este es el modelo de familia. Creo que quien diga eso, dentro o fuera de la ley, está equivocado. Hay muchos vínculos afectivos entre las personas”.
Miguel Carbonell, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

A partir de junio de este año, se implementó a nivel nacional el Nuevo Modelo Penal Acusatorio, que incorpora los juicios orales y con el que las audiencias son públicas y transparentes. 

Además incluye mecanismos alternativos como los acuerdos reparatorios que, en su caso, pueden llegar a suscribir víctimas y presuntos responsables.

“Establece unas medidas diferentes en prisión preventiva. Es decir que no todo imputado va a ir a la cárcel hasta que haya una sentencia y diga que son culpables”.

Debe la ley reconocer los modelos de familia
La sociedad mexicana ha evolucionado y con ello los modelos de familia. Por eso la ley debe dar reconocimiento a los 11 nuevos modelos que ha documentado el INEGI, sostuvo el doctor en Derecho, Miguel Carbonell.

“La ley no puede decir: este es el modelo de familia. Creo que quien diga eso, dentro o fuera de la ley, está equivocado. Hay muchos vínculos afectivos entre las personas”, agregó el académico.

El 10 de septiembre, se llevó a cabo en todo el País la “Marcha Nacional por la Familia” con el fin de promover el “matrimonio tradicional” y no entre familias homoparentales.

“Hay que resaltar que en México hay una acentuada litigiosidad en materia familiar dado, en buena medida, al cambio del modelo. Es decir, hace 50 o 60 años, la gente no se divorciaba. Hoy la tasa a nivel nacional es del 50 por ciento. Es decir que de cada dos matrimonios que se celebran, uno terminará en un proceso de divorcio que disolverá el vínculo conyugal. Ahí se generan temas de pensión alimenticia, de custodia de los hijos, de régimen de visitas”, dijo.

No podemos pensar, añadió, que con el hecho de que algunos salgan a marchar y aseguren que el modelo de familia tradicional es hombre y mujer, las cifras de divorcio vayan a cambiar.

“La sociedad evolucionó, no puede dar marcha atrás. Ni modo que porque salgan unos a marchar, una pareja diga: sabes qué, no nos llevamos bien, pero ya no nos vamos a divorciar, solo porque ya salieron a marchar. Es de risa”.

Dijo que México tiene que ir en la senda de la no desigualdad y de la no discriminación. Tiene que reconocer a todas las personas sus derechos humanos sin discriminar por razón de su preferencia sexual.

Miguel Carbonell tachó al SAT por condonar impuestos a empresas. / Luis Salcedo

“Las personas homosexuales tienen derecho a casarse. Eso ya lo dijo la SCJN, eso está en tratados internacionales de DH y nadie le puede quitar esos derechos, tienen todos los derechos como una pareja heterosexual. Hay que luchar por un México sin discriminación”, ultimó Carbonell.

‘Con claroscuros la transparencia’
El doctor Miguel Carbonell criticó además que haya claroscuros en el tema de la transparencia en México. Aunque, comparado al 2001, ha habido avances, todavía no es suficiente. También reprobó que el SAT haya condonado los impuestos a grandes empresas.

“A nivel nacional en transparencia veo claroscuros. Ciertamente hay avances pero, por ejemplo, tenemos un problema con la Plataforma Nacional de Transparencia del INAI, que costó 19 millones de pesos y no funciona”, dijo.

Reprochó que a las grandes empresas se les haya “perdonado” los impuestos, cuando a los ciudadanos se nos cobra y se nos persigue hasta el último centavo.

La ley no puede decir: este es el modelo de familia. Creo que quien diga eso, dentro o fuera de la ley, está equivocado. Hay muchos vínculos afectivos entre las personas”.
Miguel Carbonell, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

“Hay una gran inequidad en el cobro de los impuestos. Hay una falta de proporcionalidad y no se sabe bien a bien cuáles son los criterios. Resulta que empresas muy importantes que cotizan en la Bolsa, que reparten cuantiosos dividendos a sus accionistas dice el SAT que no les puede cobrar, por ejemplo a Televisa mil 300 mdp, ahí ¿cuál es el criterio?”, sostuvo.

Sin embargo, también consideró que los ciudadanos necesitamos traducir la transparencia en políticas públicas más efectivas. Es decir, ya tenemos los datos que necesitamos, entonces debemos pensar en qué hacer. “Ya sabemos cuánto gana un Ministro de la SCJN: 600 mil al mes, ahora ¿qué hacemos? ¿Es mucho o es poco? ¿Le subimos, le bajamos? ¿Qué sucede ahí?”.

También criticó que este año, el Consejo de la Judicatura Federal pidiera un aumento a su presupuesto del 24 por ciento. Pero han reducido las partidas para Educación, dejaron en cero el programa federal de prevención del delito.

Añadió que necesitamos transparencia presupuestal, ver si se están considerando los objetivos que cada presupuesto establece. “Mi balance sería: luces y sombras, ha habido avances innegables, estamos mucho mejor de lo que estábamos en 2001, pero nos falta una larga trayectoria y por recorrer”, señaló el experto.

SABÍAS QUE…
>El Consejo de la Judicatura Federal solicitó un aumento a su presupuesto del 24%, pero el Gobierno federal ha reducido las partidas para Educación y dejaron en cero el programa federal de prevención del delito, criticó Miguel Carbonell, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.