Beneficios. La industria nacional se integraría a las cadenas globales de valor, dijo Cervantes Díaz. / Omar Saucedo
Si se contara con una, el País ocuparía una posición privilegiada, pues se impulsaría la productividad y el desarrollo, también la industria nacional se integraría a las cadenas globales de valor

El presidente de la Concamin, Francisco Cervantes Díaz, exigió al Gobierno una política industrial pública bien estructurada, incrementar los estímulos a la inversión y que el TLCAN se negocie con dignidad y sin temores.

Durante la inauguración del 35 Congreso Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional que organiza la Canacem, Cervantes Díaz señaló que en los últimos 20 años se ha vivido sin una política industrial y, pese a ello, se ha mantenido el crecimiento sostenid , la innovación y tecnología en México.

Si se contara con una, el País ocuparía una posición privilegiada, pues se impulsaría la productividad y el desarrollo, también la industria nacional se integraría a las cadenas globales de valor; habría menos trámites, mayor tecnología, añadió Cervantes Díaz.

El dinamismo de las aportaciones manufactureras concentra el 87% de los envíos de mercancías mexicanas, y durante el primer trimestre del año, las exportaciones se incrementaron 10%; sin embargo, se necesitan incentivos para generar más empleos y mejor pagados, detalló.

Este sector aporta el 36% del PIB, pero los incentivos apenas llegan a un 6%, mientras que en países como China y Vietnam, los Gobiernos y la banca generan apoyos hasta del 95%, y esos son los estímulos que quieren ver en México, agregó.