Problemática. La jornada de ayer en el Centro de Rehabilitación y Educación Especial fue muy cuestionada por un grupo de usuarios, señalaron desde trámites engorrosos, hasta servicios deficientes.
Adultos mayores que acuden al Centro de Rehabilitación y Educación Especial se quejaron de la deficiente atención que reciben en el lugar, y del estado de las instalaciones, como los sanitarios donde ayer ni agua había

Adultos mayores que acuden al Centro de Rehabilitación y Educación Especial se quejaron de la deficiente atención que reciben en el lugar, y del estado de las instalaciones, como los sanitarios donde ayer ni agua había.

El CREE está sectorizado al DIF estatal, dependencia que en sus diferentes centros en toda la entidad el año pasado brindó 490 mil terapias de rehabilitación a personas con discapacidad temporal o permanente.

A las instalaciones del CREE también acuden personas para la realización de algún trámite de tipo administrativo.

Mire señor, las señoritas éstas deben de entrar a las siete de la mañana, llegaron a las 7:20, no les importa que estemos aquí, con estas inclemencias del tiempo”.
Pensionado anómimo.

Por ejemplo, asisten personas para ser diagnosticadas con algún tipo de discapacidad, y así poder tramitar placas para discapacitados o efectuar algún trámite en el ISSSTE u otra dependencia oficial.

Uno de los pensionados que ayer acudió a tramitar un comprobante de discapacidad que le piden en el ISSSTE para acceder a una fila preferente a la hora de surtir sus medicamentos, se quejó de servicio que les brindan.

“Mire señor, las señoritas éstas deben de entrar a las siete de la mañana, llegaron a las 7:20, no les importa que estemos aquí, con estas inclemencias del tiempo, yo estuve aquí más de cuatro horas esperando a que me atendieran”, se quejó el pensionado.

Dijo que por ese trámite pagó 90 pesos, sin embargo, le volvieron a dar cita hasta marzo, a fin de recibir el tarjetón que le expiden para acreditar su condición de discapacidad.

Mientras una de sus familiares lo conducía a su vehículo en una silla de ruedas, el quejoso contó que también tramitó su comprobante necesario para renovar sus placas de discapacidad.

“Por eso pagamos 180 pesos, me dijeron que en cinco días me daban el resultado y que aunque no sea favorable, ellos se quedan con el dinero, lo que no considero justo”, refirió.

‘LOS BAÑOS SECOS’

Otro usuario, quien sólo se identificó como Santiago, se quejó además de que ni siquiera había agua en los baños, ni en los sanitarios ni en los lavabos, lo que es muy molesto.

“Las secretarias reconocen que están rebasados porque dicen que nomás tienen dos doctores y que es mucha la gente que va”, informó.

Además, añadió, es incongruente que en el ISSSTE nos exijan estos trámites, porque ellos tienen nuestros expedientes médicos y saben que tenemos impedimentos físicos”, señaló el hombre de la tercera edad, que esperaba a ser atendido para tramitar su pensión que le dé preferencia para surtir sus medicinas que toma por una afección renal.

GRAN IMPACTO

El CREE, en sus diferentes centros en toda la entidad, el año pasado brindó 490 mil terapias de rehabilitación a personas con discapacidad temporal o permanente.

Se presentan deserciones a las terapias que se otorgan, porque se les complica acudir por falta de dinero o por propia decisión; cuando sienten que ya no la necesitan.