Familiares y personal médico del Hospital General de Saltillo, donde laboró el enfermero de 41 años, levantaron sus manos para aplaudir fuerte la labor que desempeñó en atención a víctimas de COVID-19. Foto: Tomada de Internet
Familiares y personal médico del Hospital General de Saltillo, donde laboró el enfermero de 41 años, levantaron sus manos para aplaudir fuerte la labor que desempeñó en atención a víctimas de COVID-19

Una cordillera de aplausos honraron la despedida del enfermero José Alfredo Alvarado Sánchez, víctima de COVID-19.

Familiares y personal médico del Hospital General de Saltillo, donde laboró el enfermero de 41 años, levantaron sus manos para aplaudir fuerte la labor que desempeñó en atención a víctimas de COVID-19 sin importar el riesgo aunque al final la batalla cobrara su vida.

El cuerpo fue sacado del nosocomio bajo los protocolos de seguridad y durante su traslado a la carroza funeraria el personal ovacionó su labor durante su estancia en el General, las amistades sembradas y las enseñanzas.

“Así se despide a los grandes, a los que dan su vida al servicio de la salud. Eres y serás el más fregón mi tío”, publicó junto al video de la despedida en redes sociales una de sus sobrinas.

Médicos y enfermeras del Hospital aseguraron que José es el primer soldado caído ante el COVID-19 del personal de Enfermería, sin embargo, la lucha continúa con ellos al frente. 

“Mi tío el papi chulo, el enfermero más chingón del mundo, el que me decía pinche flaca, se me fue, está en el cielo y se que desde ahí seguirás cuidándome, regañándome y echando carrilla por qué salí defectuosa. Un abrazo de oso hasta el cielo”, escribió su sobrina desde la cuenta Zitlhaly Alvarado en Facebook.