La digitalización se traduce en todo el mundo en oportunidades para los niños, pero también en riesgos y peligros, ya que Internet amenaza con profundizar disparidades sociales y económicas. Foto: 24Horas.cl
El informe, titulado "Niños en un mundo digital", indica que los jóvenes de entre 15 y 24 años son el grupo etáreo más conectado globalmente, con un 71 por ciento online comparado con el 48 por ciento conectado de la población total.

La digitalización se traduce en todo el mundo en oportunidades para los niños, pero también en riesgos y peligros, ya que Internet amenaza con profundizar disparidades sociales y económicas, de acuerdo con el informe anual del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) difundido hoy.

El informe, titulado "Niños en un mundo digital", indica que los jóvenes de entre 15 y 24 años son el grupo etáreo más conectado globalmente, con un 71 por ciento online comparado con el 48 por ciento conectado de la población total.

"Internet fue diseñada para adultos, pero es usada cada vez más por niños y jóvenes, y la tecnología digital afecta cada vez más sus vidas y futuros", dijo el director ejecutivo de UNICEF Anthony Lake en una declaración.

El informe llama a una expansión del acceso a los recursos online en todo el mundo para combatir la desigualdad digital: en África, tres de cada cinco jóvenes siguen sin contar con acceso a Internet, en comparación con apenas uno de cada 25 en Europa.

Pero el mundo digital también expone a los niños a nuevas amenazas, incluyendo el ciberbullying y nuevas formas de abuso infantil, indicó Lake, por lo que deben crearse mecanismos de seguridad que acompañen las nuevas tecnologías.

Los abusadores pueden contactar ahora más fácilmente a los niños a través de perfiles anónimos en redes sociales y foros de juego, mientras que las nuevas tecnologías como las criptomonedas y la "dark web" o Internet oscura permiten compartir más fácilmente contenidos dañinos como abusos infantiles transmitidos en vivo.

El informe llama a los gobiernos y al sector privado a mantener la seguridad de los niños online protegiendo su privacidad, alfabetizándolos digitalmente y difundiendo estándares éticos para protegerlos de los abusos y de la exposición a materiales inadecuados.