A mediados del mes pasado fue noticia en espacios de negocios la firma de la ambiciosa fusión entre las empresas televisivas Televisa y Univisión con la mira de acaparar el mercado hispano internacional. 

Esto porque dicha fusión de contenidos con activos de tecnologías de producción de un aproximado de 4.8 billones de dólares entre ambas compañías es un esfuerzo conjunto por competir, según sus propias declaraciones, contra las lucrativas plataformas de streaming Netflix y Amazon, aprovechando que se cuenta con un mercado potencial de 600 millones de hispanoparlantes que por el solo hecho de compartir un mismo idioma es un nicho de mercado al que todavía no se termina de satisfacer en lo relacionado a opciones de entretenimiento audiovisual. 

Irónicamente, la primera apuesta que hacen estas dos televisoras se estrenó el lunes pasado de manera simultánea no solo binacional en México y Estados Unidos sino a nivel continental, y se trató de “Diseñando tu amor”, la más reciente producción del género de telenovelas del joven productor Pedro Ortiz de Pinedo (“Cita a Ciegas”) la cual, basada a su vez en una teleserie portuguesa que bajo el título de “Meu Amor” llegó incluso a ganar un premio Emmy hace una década y cuenta con los roles protagónicos del galán tapatío Juan Diego Covarrubias (recién visto como el antagonista juvenil de “Vencer el desamor”) y Gala Montes, protagonista juvenil de la también recientemente concluida “La Mexicana y el Güero” como hija de Itati Cantoral. 

Habiendo pasado ya su primera semana de transmisiones, ambas televisoras han sido sorpresivamente muy reservadas para con los números de su rating, y aunque en términos generales es un buen producto que responde a los públicos cautivos a este tipo de melodramas, esta variante del clásico peruano “Simplemente María”, de 1969, que en lugar de una joven costurera que llega a convertirse en una exitosa empresaria del mundo de la moda tiene a otra joven humilde que sueña con triunfar como diseñadora de modas, es difícil que aumente su rango de interés a públicos ya instalados en plataformas como las mencionadas Netflix y Amazon Prime. 

Lo más desconcertante de la fusión y esta primera apuesta es que lejos de ir más allá con propuestas como la reciente producción de Telemundo “100 Días para Enamorarnos” que al vender a Netflix se convirtió en un suceso entre sus suscriptores del mercado exclusivamente hispano, o “¿Quién mató a Sara”, que siendo una producción independiente mexicana fue un fenómeno inesperado para la mencionada plataforma al grado de situarse en el primer lugar de mercados que no son prioritariamente hispanos a finales de marzo pasado cuando se estrenó, no solo no apuesten por contenidos originales sino que no solo recortan de su programación la única telenovela original y de gran calidad que es actualmente “Fuego ardiente” o dan la bienvenida a nuevas temporadas de bodrios como “El Dragón”. 

Y es que si al recortar “Fuego ardiente” es sustituida por otro de los unitarios locales de Televisa como “Esta historia me suena” y al terminar “Te acuerdas de mi” mañana en el horario estelar para ser relevada por la mencionada segunda temporada de “El Dragón” sólo quedarán el refrito de la portuguesa “Diseñando tu amor” y el coreano de “¿Qué le pasa a mi familia?”, y de ahí, con las mejores intenciones que tengan, dudamos mucho, en verdad, conquisten el streaming hispano internacional. 

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com