Foto: Especial
EU y México afinan un acuerdo en el cual el primero donaría el excedente de vacunas contra el covid-19 de AstraZeneca a cambio de que el segundo contenga en paso de migrantes de origen centroamericano

CIUDAD DE MÉXICO.- Los gobiernos de México y Estados Unidos están afinando un acuerdo en el que la administración de Joe Biden compartiría excedentes de vacunas de AstraZeneca contra el covid-19, y esperaría a cambio que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador contenga el paso por su territorio de migrantes de origen centroamericano.

El canciller Marcelo Ebrard Casaubón confirmó las notas de prensa que se publicaron en Estados Unidos, según las cuales Biden enviaría vacunas a México; desde su cuenta de Twitter, el político sostuvo que “es correcta la información”, e indicó que dará los detalles mañana a las 9:00 HORAS, después de la conferencia del presidente López Obrador.

Ebrard no se pronunció sobre la información que publicó el Washington Post, según la cual Estados Unidos está buscando la ayuda de México para contener la llegada a su frontera sur de miles de personas en búsqueda del asilo, y para que el gobierno de López Obrador acepte más familias “expulsadas” bajo una orden de emergencia sanitaria implementada durante la administración de Donald Trump.

Coincidencia o no, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) anunció que, a partir de este mismo viernes 19 de marzo, impondrá "restricciones al tránsito terrestre" tanto en su frontera norte como en la sur para "prevenir la propagación del covid-19", las cuales estarán vigentes hasta el último minuto del próximo 21 de abril.

Según el rotativo estadunidense, funcionarios de Estados Unidos y México insistieron en que la entrega de vacunas no está condicionada a la contención migratoria por parte del gobierno mexicano.Sin embargo, la coincidencia de tiempos es real, pues en fechas recientes, y a través de distintos canales, el gobierno mexicano ha insistido en que Washington comparta vacunas, mientras el gobierno de Biden ha señalado el riesgo de una llegada masiva e inminente de personas a su frontera sur.

Según el Washington Post, el gobierno estadunidense no solo estaría dispuesto a entregar excedentes de vacunas de AstraZeneca a México, sino también a Canadá que, a pesar de haber celebrado contratos con varios laboratorios, enfrenta escasez de dosis.

No obstante, el diario también citó a un funcionario quien dijo que la prioridad de Washington sigue siendo la de vacunar a la población de Estados Unidos.

No sería la primera vez que un gobierno de México pacte con Washington un reforzamiento de sus medidas antimigrantes en el marco de negociaciones.

En 2014, la administración de Enrique Peña Nieto implementó el llamado Plan Frontera Sur para cortar los flujos migratorios bajo la presión del gobierno de Barack Obama; durante el periodo de transición, Ebrard aceptó los llamados Protocolos de Protección a Migrantes –mejor conocidos como plan “Quédate en México” --, en línea con el discurso y la política antimigrantes de Trump.

Y, en el verano de 2019, Ebrard acordó con la administración de Trump que el gobierno mexicano desplegaría la Guardia Nacional en las fronteras Norte y Sur de México para frenar la migración, ante el amago del expresidente estadunidense de imponer aranceles a las importaciones de productos mexicanos.