en Coahuila ¿Cómo evalúa un coahuilense dos años del gobierno de Andrés Manuel López Obrador? En el primer año de gobierno de la 4T (cuatroté) también hicimos el mismo ejercicio. Más allá de los errores o aciertos del Gobierno Federal en distintos rubros como la seguridad, la economía, el manejo de la pandemia, el combate a la corrupción, las mañaneras o los temas populistas como la venta del avión presidencial que nunca se vendió, ¿qué temas trascendieron, afectaron, impactaron, beneficiaron o al menos circularon en el espectro coahuilense y cuáles siguen siendo los pendientes para la entidad?

De los temas que podrían ser positivos de la 4T en Coahuila, está Pasta de Conchos. El presidente anunció la entrega de indemnizaciones a las familias de los mineros fallecidos el 19 de febrero de 2006 y la promesa de garantizar la reparación de daños mediante una demanda primordial: el rescate de los cuerpos.

Sin duda un tema que en los dos sexenios anteriores se trató de sepultar –en los hechos y en el discurso–, pero que ahora al menos parece haber, en la retórica, una intención por recobrar la memoria y justicia. Habrá que esperar.

Otro punto positivo de la 4T en Coahuila es el proyecto Agua Saludable para la Laguna, el cual pretende construir un acueducto del sistema de presas a la Comarca, con el objetivo de paliar el tema de desabasto y calidad de agua. El plan fue anunciado hace un año, y en éste ya se lanzó la licitación y adjudicación para el estudio de diagnóstico, análisis e ingeniería básica del proyecto y anteproyecto. Además, el presupuesto de egresos contempla más de 600 millones para Coahuila y otro tanto para Durango.

Cierto, como lo dijo en la semana el gobernador Miguel Riquelme Solís, al proyecto le falta mucho, sobre todo operativamente hablando. Pero la realidad es que ningún Presidente había tocado el tema del desabasto, sobreexplotación y contaminación del acuífero en la región Laguna.

Otro saldo positivo podría ser el tema de la seguridad. Después de un 2019 agitado en cuestiones de seguridad en la entidad, sobre todo por algunos enfrentamientos que tuvieron su punto álgido en el ataque al municipio de Villa Unión el 30 de noviembre, al menos este 2020 (lo que llevamos) ha estado “tranquilo”. La coordinación en materia de seguridad es algo que inclusive el mandatario estatal ha presumido y que se refleja en el apoyo al esquema del Mando Especial de La Laguna, creado en 2012.

AL TIRO

Lo negativo: los conflictos con la Alianza Federalista, que incluye por supuesto a Coahuila, pues el gobernador es pieza clave de ese grupo.

La inequidad en el trato presupuestario y la eliminación de fideicomisos, y por ende el recorte en participaciones que afectarán las finanzas estatales.

Los retrasos en la compra de carbón a los productores de la región carbonífera por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lo cual trajo en su momento una gran incertidumbre económica para quienes viven de esa actividad.

En temas de justicia social, en el ejido Tenochtitlan del municipio de Ocampo, todavía existe una deuda con un grupo de ejidatarios que esperan por la resolución de un litigio que lleva más de 10 años con la minera canadiense First Majestic, a quienes acusan de invadir sus terrenos y no pagarles nada a cambio.

Otro punto negativo para la entidad fue el acuerdo anunciado este año por la Secretaría de Energía para limitar las energías renovables. La oferta coahuilense en esa área abarca grandes territorios y, según aseguraron autoridades estatales, distintos proyectos estarían en riesgo.

Siguiendo en temas ambientales, la destrucción del río San Rodrigo a causa de la extracción de material pétreo está poniendo en peligro de extinción al menos a 16 especies como el castor, la tortuga blanca o la nutria. La organización Amigos del Río San Rodrigo ha reiterado por varios canales que el Presidente cumpla lo concerniente a su compromiso de campaña 75: no destruir la naturaleza para lograr un crecimiento económico, situación que parece no suceder en el río San Rodrigo.

Además, cuando una de tus principales banderas es el combate a la corrupción, uno esperaría que la lupa estuviera en un estado donde se contrató una deuda ilegal que prácticamente tiene hipotecado a los coahuilenses por varios años. Hace unos días trascendió la noticia que la Fiscalía General de la República (FGR) investigaba la administración del exgobernador Rubén Moreira por presuntos gastos ilegales por más de 400 millones de pesos tomados de los recursos del Fondo para el Fortalecimiento Financiero (Fortafin). Está bien, pero sobre la megadeuda no hay nada a dos años de López Obrador.

¿Para usted, lector, cuáles son los saldos positivos y negativos a dos años del gobierno de la cuatroté?