El conductor asegura que no deja hablar a nadie, ni deja que nadie brilla más que él, por eso tenía a Yordi Rosado a la sombra

El segmento en su programa De Primera Mano, se se trataba de Adal Ramones, sino de Yordi Rosado, sin embargo el conductor titular, Gustavo Adolfo Infante, aprovechó para desviar la charla del conocido conductor regiomontano Adal Ramones, de quien de inmediato dijo que tiene un ego enorme, algo que era “una cosa exorbitante”.

Y aunque aceptó que gracias a su "Monólogo" en Otro Rollo dejó claro que tenía mucho talento y le abrió muchas puertas para los actuales standuperos, se le fue a la yugular cuando habló de Ramones de manera personal: "Es muy bueno. Él empezó realmente los stand up aquí en México. Él lo empezó, él es un iniciador, pero sí creo que el ego de Adal era una cosa exorbitante, algo con lo que yo no pude”.

 Y aunque su compañera de programa (Mónica Noguera) se desvivió en halagos para Ramones, Infante siguió en lo dicho: afirmando que el conductor no es una persona fácil de tratar en el ámbito profesional: "Lo que es un hecho es que Adal Ramones difícilmente deja hablar a alguien. Adal Ramones agarra este micrófono, es mío. Deja hablar por lo menos al entrevistado, mi hermano”.