Las treguas políticas obligadas constituyen un factor de oportunidad segura para los partidos que se encuentran en la antesala de algún proceso electoral, como ahora que la contingencia sanitaria nos retiene a que las labores se desempeñen con una velocidad menor a la acostumbrada en tiempos normales sin ningún obstáculo.

La jornada para la elección de diputados locales, al parecer, se llevará a cabo en los últimos días de julio o en los primeros de agosto, dependiendo como transcurra la pandemia.

Los partidos políticos ya han dado a conocer, al menos el Partido Revolucionario Institucional (PRI), los nombres de los candidatos que enviará a la confrontación, mismos que aparte de legislar como su trabajo sustantivo, serán los escuderos de avanzada para defender sus colores en la otra elección para renovar el Congreso Federal y los ayuntamientos en el 2021, y después, ya en el 2023, para luchar por el candidato a la gubernatura y los siguientes legisladores locales.

Algunos de los candidatos escogidos por el PRI llevan la divisa y un hilo conductor con el actual alcalde de la ciudad de Saltillo, Manolo Jiménez, lo que refleja un recurso sintomático, pues marcan una estrategia visible cuyo fin es abrirle el camino hacia Palacio de Gobierno.

La identificación con el alcalde por parte de los corredores es de lealtad, pues en su administración demostraron empatía con los programas de trabajo que de su resultado la hicieron acreedora a la obtención de primeros lugares en el País, e incluso fuera de él, por su cumplimiento calificado como de calidad que derivó su beneficio en la ciudadanía.

Los otros candidatos del mismo partido, algunos son personas que ya han jugado en otras elecciones y cuyo emblema ha sido el compromiso, por lo que se cuenta con ellos con la seguridad de que lucharán por los elementos que postule su partido en las diferentes jornadas electorales por las que contiendan en el futuro.

Ya en otras ocasiones he comentado que para que los partidos no sean debilitados deben nutrirse de los auténticos anhelos del pueblo, por lo que sus candidatos deben ser escogidos mediante una auscultación a los ciudadanos, pues de lo contario los electores el día de la elección los abandonarán.

Al principio de la presente entrega he dicho que esta cuarentena ha traído un intervalo en todos los quehaceres, por lo que en el terreno político se debe aprovechar para establecer estrategias que les brinden caminos conductores de éxito para la próxima elección, la cual será la encargada de que se transite por vías que favorezcan el futuro de nuestro estado.

Por otro lado hemos visto que la presencia social del Presidente Municipal de nuestra ciudad ha tenido ribetes con tintes desvaídos, lo que supone extrañar asideras que desde luego eran valiosísimas cargadas de sabiduría política, por lo que es necesario, de acuerdo a los protocolos de sanidad, regresar al ambiente físicamente o por otros medios; hay que recordar que la experiencia política se fabrica. Santo que no es visto no es adorado.

En la atmósfera política coahuilense, hasta este momento anticipado, no se vislumbran figuras con peso específico que puedan tomar el camino que desemboca en Palacio de Gobierno, salvo menciones muy espaciadas de Javier Guerrero que, al ver las puertas del PRI cerradas, optó por afiliarse al partido del Presidente de la República escuchando el canto de las sirenas, lo que puede tener sus matices más enfocadas a la deslealtad, aunque hoy en día este valor es descalificado, sin embargo, en un simulacro imaginario de elección tal vez la urna podría reflejar una cantidad de votos nada representativa.

Por los demás partidos, sobre todo el Partido Acción Nacional (PAN) ya se escuchan los nombres de algunos de sus candidatos a pesar de que hoy en día su presencia está más que nebulosa, parecida a un desgarrón de niebla, por los antagonismos provocados que han producido hostilidades entre ellos mismos. 

Las cartas están echadas, elíjanse en su día a los diputados locales y proyéctense las estrategias para el futuro. Se lo digo EN SERIO.

@aguirreperalesf 
franciscoaguirreperales@gmail.com 

EN SERIO
Francisco Aguirre Perales