A los nativos de la Laguna se les va a cumplir su anhelo, su viejo sueño, van a tener Gobernador lagunero. ¿Por qué lo deseaban tanto? No lo sé. Son cosas de terruño, idiosincrasia, aspiraciones; incluso, cosa psicológica. Los laguneros no son de segunda ni de tercera. Igual que los de Ocampo o Ramos Arizpe, son de primera, como todos los coahuilenses. A mí ni me va ni me viene. La cosa del regionalismo no se me da. Nunca se me ha dado. Cuando he vivido en varias partes de México, asumo mi cuna de nacimiento donde estoy. Es decir, si allí tengo novia, trabajo, alimentos y vaya, allí vivo, soy de ese terreno. Los laguneros –no todos– son tan extraños que para cientos de ellos, no es un territorio geográfico el definirlos, sino un estado mental que arrastran como en aquel viejo poema de Zbigniew Herbert, “Informe sobre la ciudad sitiada.” Avanzamos. 

¿Por qué nadie de Saltillo y sus élites de poder financiero y político se enfrentaron con la mano del padrino Rubén Moreira y antes, con el dedo flamígero de Humberto Moreira? Imagino, temor. Bueno pues, se le llama “disciplina y sumarse a un proyecto democrático priísta incluyente que… bla bla bla”. ¿Qué pasó con tanto “precandidato” que había, la mayoría de ellos de esta capital, a la cual amo y detesto en idéntica cantidad? Eran sombra, polvo, nada. Por eso nunca los abordé. La columna pasada le dije de Hilda Flores, Alejandro Gutiérrez, Javier Guerrero, Enrique Martínez. ¿Noé Garza Flores? Como en el aquel viejo verso en Proverbios de la Biblia (22:3), “Sagaz es el que ha visto la calamidad y procede a ocultarse.” Pues sí, vio la calamidad tocar a su puerta y se ocultó. ¿Armando Guadiana? Tiene un solo problema en su vida: gastar su dinero y colaborar con AMLO. ¿Qué tiene que ver con ideología de izquierda? Nada. ¿Chilote López Villarreal? él y nadie más iba a ganar de haber sido postulado. Hoy vaga en los retorcidos caminos de la mediocridad y grisura… 

Los laguneros deben de agradecerle al padrino Rubén y a Humberto que van a tener cristalizada su vieja esperanza. El barbilindo de Guillermo Anaya hace todo lo posible por perder. Va muy bien hoy. Mañana aún no sé, pero al día de hoy lo hace perfecto. A un amigo empresario de este servidor, lo dejó plantado con 200 invitados de primera línea en una comida para que espigara su plan de trabajo. Quiere perder, hace todo lo posible para ello. Se la pasa en el DF, no aquí. Vamos a recordar los días previos al sábado 18, fecha en la cual tomó protesta Miguel Ángel Riquelme en el Parque Las Maravillas como candidato del PRI al Gobierno. 

Esquina-bajan
El Consejo Ciudadano de Seguridad Pública (la voz siempre informada de don Armando Gutiérrez) y en su momento (marzo) alertó de una ola de crímenes, asaltos, robos, agresiones y muertes digamos, “atípicas.” Estos son los hechos previos a la toma de protesta de Miguel Ángel Riquelme. En dos meses, Gobernador de Coahuila. Van los hechos sin orden ni fecha, sino como los recuerdo: ladrones allanaron una casa en al colonia Morelos (Saltillo) y abusaron sexualmente de una adolescente. Los integrantes de una pandilla y en un barrio bravo, aventaron una bomba molotov a una casa. Una niña sufrió quemaduras en su rostro y perdió un ojo.

Tres ancianas en Múzquiz, fueron brutalmente asesinadas. Fueron Candelaria Obregón Castillo ((80 años), Rosa María Obregón Castillo (70 años) y quien las asistía, María Elena Sánchez. Fue encontrada “ahogada” en un arroyo, María de los Ángeles Reyna de 50 años en Felipe J. Mery y Luis Echeverría. ¿Ahogada en vaso de agua? Un hombre joven, de 28 años fue estrangulado y posteriormente cortado en pedazos (algunos pedazos de su cuerpo no aparecieron), Javier Coronado Alemán. Esto fue en la colonia María de León. El comerciante Eduardo Alberto Flores muerto a tiros cuando presuntamente trataron de asaltarlo (Colonia San Ramón). En un extraño caso, todos son extraños, Oscar Aquilino Sáenz, bebió o lo obligaron a tomar ácido. Fue encontrado en un camino vecinal cercano a Saltillo. Su muerte fue tremenda, como todas. 

La Diócesis de Saltillo confirmó el ataque y allanamiento de casa en contra de un sacerdote estimado por sus feligreses, Robert Coogan y dos colaboradores. De tragedia en tragedia ya que no hay nada ni nadie en Saltillo en materia de líneas, esquemas y acotamientos de tránsito que se quieran aplicar (Chilote López nunca trabajó, pues) en el bulevar Vito Alessio Robles, un tráiler embistió un auto familiar y se cobró la vida de una niña de apenas 10 años. No le voy a contar aquí de la ola de suicidios que agobian la región. En próximo díptico lo abordaré otra vez. Las veces que sea necesario hasta que las autoridades trabajen (cosa imposible). Torreón, Allende y casi todo Coahuila es una gigantesca fosa común. En Zona centro, el sábado priísta, al menos 600 jóvenes fueron detenidos en una riña campal…  

Letras minúsculas
Contra este caos, inseguridad, asesinatos y anarquía, va a luchar Miguel Ángel Riquelme. No poca cosa. Voy iniciando.