Foto: Especial
Tener un cabello suave y sedoso puede estar al alcance de tus manos ¿Cómo? Sigue leyendo. El cuidado que le das a tu melena no sólo se tiene que ver con lavarlo diariamente sino con tener algunos cuidados

Tener un cabello suave y sedoso puede estar al alcance de tus manos ¿Cómo? Sigue leyendo. El cuidado que le das a tu melena no sólo se tiene que ver con lavarlo diariamente sino con tener algunos cuidados.

Es por ello que tendrás que comenzar a utilizar algunos productos que te ayuden a suavizarlo, pero sobre todo tendrás que poner manos a la obra con estos tips que ayudarán a que se fortalezca.

Usa agua fría cuando laves tu cabello. Probablemente, sea difícil lavar tu cabello con agua fría, pero si deseas tener un cabello suave y sedoso, usa el agua tan fría como puedas. El agua fría te ayuda a que el tallo del cabello se alise para que al secarse tenga una apariencia suave y sedosa. El agua caliente tiene el efecto opuesto creando la aparición de frizz y resecándolo.

1.- No expongas tu cabello al agua caliente, trata de bañarte con agua fría o tibia.

2.- Es recomendable no lavarlo todos los días, ya que para que tu cabello permanezca suave, necesita el acondicionamiento natural de la secreción que producen las glándulas sebáceas. Este es el aceite que produce tu cuero cabelludo para fortalecer tu cabello. Si lo lavas todos los días, quitas esa secreción natural antes de que pueda suavizarlo. Lavar tu cabello a diario termina por resecarlo. En caso de que te sientas incómoda puedes utilizar un champú seco.

3.- Es súper importante lavar el cabello con un champú libre de sulfatos. Los sulfatos son efectivos y eliminan el aceite y las grasas, pero usar estos ingredientes en tu cabello puede dañarlo, pues elimina sus aceites protectores.

4.- Usa un acondicionador humectante. El acondicionador ayuda a que tu cabello luzca suave y sedoso, humectándolo y manteniéndolo desenredado. Busca un acondicionador que ayude a suavizar tu cabello, quitándole el peso.

5. Utiliza un cepillo con cerdas anchas cuando tu cabello esté húmedo. Recuerda que tu cabello es frágil cuando está húmedo y usar un peine con cerdas anchas te permite desenredarlo sin dañarlo. Comienza en las puntas y termina en las raíces para no arrancarte el cabello.

6.- Evita la plancha. Trata de utilizar un suero anti-frizz. Puedes encontrar este producto en farmacias y es una manera efectiva para eliminar el frizz si tu cabello tiende a ponerse áspero y reseco.

7.- Comienza a utilizar el aceite de argan. Este aceite ayuda a que el cabello permanezca suave, fuerte y saludable. Es tan ligero que puedes echártelo en el cabello y no enjuagarlo.

8.- El aceite de coco realizará maravillas en tu melena. Utiliza este tratamiento una vez a la semana para tener un cabello suave y brillante. Úsalo desde las raíces hasta las puntas, asegurándote de cubrirlo todo. Cúbrelo con una gorra para la ducha o un pedazo de plástico para que absorba el aceite durante la noche. Lávalo 2 o 3 veces para enjuagarte todo el aceite. Te impresionarán los resultados cuando tu cabello se seque.

9.- El aceite de oliva le devolverá su suavidad. Échate una cucharada de aceite de oliva en el cabello, luego cúbrete con una gorra por una hora y lávate el cabello 2 o 3 veces para enjuagarlo, los resultados te sorprenderán.

10.- Usa una mascarilla de plátano y miel. La miel le da brillo y suavidad a tu cabello y el plátano lo humecta. Aplasta los plátanos con una cucharada de miel. Cuando estés en la ducha, humedece tu cabello y aplícate la mascarilla en todo tu cabello, desde las raíces hasta las puntas. Déjalo en tu cabello mientras te duchas, luego lávate el cabello para quitarte toda la mascarilla.