Tengo sus nombres pero me pidieron no mencionarlos pues después de que lean lo que en seguida les platico, tienen justificado miedo de que los vayan a despedir:

Como seguimiento a la liquidación de Banco FAMSA, 53 empleados de dicha organización han accedido a hablar conmigo.

Aún laboran en las 15 razones sociales de dicha corporación, divididas en los sectores de comercialización de ventas al menudeo (3); empresas de servicios de personal (5); transformación y otros (6) y financiera (1), en las 304 sucursales bancarias y 390 tiendas de México y EU.

Antes de entrar en materia, les recuerdo que el pasado 30 de junio la Comisión Bancaria y de Valores anunció la liquidación de Banco FAMSA, S.A.

No es una víctima más de la pandemia, porque desde enero 2019 la CNBV detectó estos graves incumplimientos:

1.     Operaciones con directivos de FAMSA por cantidades que exceden el límite previsto por la Ley de Instituciones de Crédito.

2.     Falta de deducción de pagos anticipados en el capital regulatorio.

3.     Registros indebidos de Cartera de Crédito en su contabilidad.

4.     Insuficiencia de reservas crediticias. De acuerdo a la ley, el mínimo de capitalización (ICAP) permitido a los bancos es del 8%. En marzo pasado, FAMSA presentó un ICAP del 10.5%, pero en una revisión ordenada por el Banco de México resultó que el verdadero índice de FAMSA fue de -6.02%, lo que lo colocó en categoría de alertas tempranas.

5.     Exceso del límite establecido para bienes adjudicados.

6.     Inconsistencias en los reportes regulatorios, relativo a créditos no reportados, créditos sin pago registrados como cartera vigente sin atraso, e inconsistencias en fechas de origen en contraste con los vencimientos.

Esto es lo que me dijeron los entrevistados; abro comillas:

“Los empleados no somos importantes para la empresa. No nos informan nada sobre la situación de la compañía y eso nos da temor. Queremos saber qué es lo que pasa. Todo lo sabemos por las noticias.

Es imposible hablar con los gerentes de las tiendas, nos dan puras evasivas, dicen que cuando sepan algo nos avisan pero que no nos preocupemos y nos pongamos a trabajar.

Ningún directivo de las oficinas centrales ni los regionales en los centros de préstamos, que son el equivalente de Banco Ahorro Famsa, ni de las otras tiendas, han dado la cara.

Tenemos miedo de que nos vayan a correr sin liquidación porque esos abusos que menciona usted

-como los fraudes de los créditos para autos y que el banco le hacía préstamos indebidos a los ejecutivos de la misma compañía- son totalmente ciertos.

Desde hace mucho faltan recursos para operar; es evidente el mal mantenimiento de las tiendas, la falta de equipos para hacer nuestras labores y los dueños fingen que todo está normal.

A los gerentes y a los vendedores nos obligan a usar nuestros teléfonos personales para trabajar y no nos pagan ni los datos que usamos.

Por órdenes de arriba tenemos como 4 años de que recibimos las devoluciones de los clientes de artículos reparables o irreparables y nos obligan a registrarlos como mercancía nueva.

Imagínese, 4 años de recibir desechos como si fueran mercancía nueva, para luego venderla a clientes engañados.

Cuando van a poner una promoción, los de Compras le exigen a los proveedores que se mochen con mercancía gratis para ofrecerla más barata y los amenazan con darlos de baja.

Los empleados tenemos derecho a saber lo que pasa para estar preparados, y sentimos que solo es cosa de tiempo para que nos den una mala sorpresa.

Los dueños saben que no podemos buscar asesoría legal, así que no tenemos un foro más que éste para dar a conocer nuestra preocupación.

Pronto se va a volver una preocupación mayor para los que tienen su dinero invertido en acciones y con cualquier investigación se dimensionará el daño que esta empresa provoca a inversionistas, clientes y al propio personal.

Y eso del karma que escribió en sus artículos, es cierto. Al que obra mal, tarde o temprano le va mal”. Cierro comillas.

CAJÓN DE SASTRE

“Valor de la acción FAMSA en julio 1-2019: $6.03 pesos. Julio 1-2020: $0.66 centavos. Así, sale más barato tapizar paredes con esas acciones que con papel tapiz”, dice la irreverente de mi Gaby.

placido.garza@gmail.com

Plácido Garza (Irreverente)

Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “SIP, Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Es miembro de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe diariamente su columna “IRREVERENTE” para prensa y TV en más de 40 medios nacionales y extranjeros. Maestro en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras, de distinguidos comunicadores. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.