Archivo
Desde un rancho ubicado en Acuña se impulsa el proyecto

Coahuila entrará de la mano del empresario, Jesús María Ramón Valdés, a la comercialización masiva de aceite de oliva, desde un rancho ubicado en Acuña se impulsa el proyecto que aún y cuando el tornado se llevó el 99% del fruto del olivo, este año genera 100 botellas de aceite.

Ramón Valdés destacó que hace 4 años, tuvo la oportunidad de conocer un sembradío de árboles de olivo en Texas y le sorprendió que pese a la situación geográfica que tiene ese Estado se pudieran dar estos árboles, sobre todo al compararse con regiones productoras como España, Grecia e Italia que tienen paralelos mucho más altos.

Dijo que esa idea lo inquietó y por ello, aprovechando un rancho que tenía cerca y que cuenta con mucha agua, decidió aprovecharlo para ello, pero primero recibió asesoría para la compra de las plantas.

La propiedad Olivar Rancho de la Cruz, colinda con la Presa de la Cruz y con el Arroyo de las Vacas, cuenta con 15 hectáreas, donde se desmontó los mezquites y huizaches que existían, para sembrar 25 mil olivos.

El proyecto inició entre 2008 y 2009, pero 4 años son los que se lleva cosechar los primeros olivos, en este caso, fue hasta 2014 que se obtuvo una pequeña cosecha que permitió producir los primeros aceites.

Asimismo, este año contemplaban arrancar con una producción más formal y con un mayor volumen pero, no fueron inmunes al tornado que en mayo los afectó.

Añadió que este: “En realidad es el único aceite de oliva en Coahuila, que se va a comercializar en una forma abundante y estamos muy orgullosos porque es un aceite de a deveras, es decir, puro, hay muchos aceites en el mercado que dicen son puros, pero la realidad es que están bastante mezclados con otros aceites que se parecen al de olivo”, dijo.