El documental ‘The Social Dilemma’ en Netflix ya lo dijo, estas plataformas se vuelven una adicción con impactos muy negativos. Pero, ¿cuáles son los efectos y cómo podemos lidiar con ellos? Circe Montes de Oca, psicóloga y coach de apoyo psicoemocional nos habla de esto y más…

“Para mí está claro como el agua. Estos servicios matan gente, hacen que la gente se suicide”, así, con esas aterradoras palabras, Tim Kendall, antiguo ejecutivo de Facebook y expresidente de Pinterest, analiza los efectos que el uso de las redes sociales está teniendo en millones de jóvenes alrededor del mundo en “The Social Dilemma", un documental mezclado con drama que se estrenó en febrero pasado en el Festival de Cine de Sundance en Estados Unidos, y que siete meses después, se convirtió en tema de conversación en el resto del mundo tras ser incluido en el catálogo de Netflix.

El filme describe y alerta sobre los efectos nocivos que las plataformas digitales están teniendo sobre nosotros y el horizonte sociopolítico global, todo como resultado de las estrategias diseñadas para manipular emociones y comportamientos, y mantener conectados a los usuarios. Sin duda, la película ha sido descrita como una ventana a la forma en que trabajan empresas como Facebook, Twitter y Google, pero también ha sido criticada por no ofrecer soluciones a los problemas enumerados.

En noviembre de 2019, la Revista ISSSTE alertó que la depresión a nivel mundial incremento en un 18% y los trastornos de ansiedad en un 15%, en gran parte gracias al aumento en el uso del internet y las redes sociales. En México, la depresión ocupa el primer lugar como factor discapacitante para mujeres y el noveno para hombres. De hecho, hace 25 años no existía la depresión como diagnóstico en niños y adolescentes, no obstante, de acuerdo con el neuropsiquiatra David Szydlo en la publicación del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el uso de redes sociales los ha hecho sumamente vulnerables.

Pero, ¿cuáles son los efectos y cómo podemos lidiar con ellos? Circe Montes de Oca, psicóloga y coach de apoyo psicoemocional de Pronokal Group México, habló en exclusiva con VANGUARDIA sobre los efectos que pueden tener las redes sociales en nuestras vidas como la ansiedad y la depresión, emociones de las que habitualmente escuchamos pero que quizá no conocemos y de las que es necesario hablar este sábado 10 de octubre, Día Mundial de la Salud Mental.

“En términos generales la depresión y la ansiedad es algo que todos hemos experimentado en diferentes niveles (…) Ambas emociones son resultado de una mente que no está en el presente, cuando hablamos de ansiedad estamos hablado de un exceso de futuro, y en el caso de la depresión es un exceso de pasado, nos quedamos en la nostalgia y en lo que ya no es. La ansiedad y la depresión son producto de un contexto, por ejemplo una situación amenazante claro que nos generará ansiedad, o una situación sin alicientes nos provocará depresión, estamos ante emociones que son resultado de un desbalance entre las demandas del exterior y mis recursos para enfrentarlos, debemos observarlas como algo funcional, como una forma de adaptación aunque a veces sea fallido”, comentó la especialista.

En Estados Unidos, los casos de chicas entre 10 y 14 años que ingresan en los hospitales a causa de autolesiones ha aumentado un 189% en los últimos años. Un patrón repetido, según afirma Jonathan Haidt, psicólogo social de la Universidad de Nueva York, en los intentos de suicidio y que “apunta directamente a las redes sociales”. Comparada con la primera década del siglo, la tasa ha aumentado un 70% en las adolescentes de 15 a 19 años y un 151% en las preadolescentes. Pero, ¿cómo podemos identificar si estamos viviendo ansiedad o depresión?

“Es muy importante que los conozcamos todos, los síntomas de la depresión pueden ser alejarnos, descuidarnos tanto físicamente como de nuestros espacios, estos pensamientos que son rumiantes, a los que les damos muchas vueltas. En el caso de la ansiedad, puede iniciar como comer en exceso, fumar mucho, morderse las uñas y estos pensamientos catastróficos o sobregeneralizadores, son comportamientos que es importante identificar y ayudar a detener y regular”, agregó Circe Montes de Oca.

NO TODO ES MALO

Desde que inició la cuarentena en México a causa del COVID-19, el uso de redes sociales ha aumentado en nuestro país, de hecho, en cifras recientes del último estudio realizado por Nielsen Ipobe, se informó que los mexicanos pasamos un 42 por ciento más de nuestro tiempo en redes sociales como Facebook, WhatsApp, Twitter, Instagram, YouTube y Google desde que iniciaron las medidas de aislamiento social. Y si bien las redes sociales tiene su lado oscuro, también se han convertido en el salvavidas de muchos ante tantos meses en aislamiento, son ahora nuestro único contacto constante con el exterior.

“Antes salíamos, íbamos al trabajo y veíamos otras personas, ahí estaba el estimulante, ahora nuestros ambientes sociales se han digitalizado, pero debemos recordar que las redes sociales no son un reflejo claro de la realidad, ya sea fotografías en Instagram, noticias en Facebook u opiniones en Twitter, son simplemente interpretaciones de alguien más, siempre van teñidos de la subjetividad. Este acercamiento a las redes tienen muchos beneficios, he ahí el ‘gran dilema’, ahora nos está resolviendo muchos problemas y mucha de la vida no ha parado gracias a ello”, afirmó la psicóloga.

Por ello, Circes Montes de Oca asegura que no es necesario alejarnos por completo de las redes sociales, sino que mejor hay que entender que no todo lo vemos es real, ya que gran parte de la realidad está editada o mostrando solo una cara de la moneda.

“Pero hay que encontrar el punto medio para que las redes sociales sean más como un apoyo que un problema, por eso insisto en que nuestra mente debe estar muy enfocada en nosotros y muy monitoreada sobre cómo nos está yendo en cada momento de nuestra vida. Por ejemplo, si después de revisar Facebook, Instagram o Twitter me siento molesta, irritable o con miedo por lo que vi, eso es un indicador de mi mente diciéndome que pare, es demasiado y no me hace bien. Pero no tenemos esa formación de vigilarnos o priorizarnos, y sí, la ansiedad y la depresión han incrementado debido a las redes sociales, pero no significa que debamos apartarnos totalmente, sino que tenemos que estar más conectados con nosotros y reconocer lo que sentimos”, puntualizó la coach.

DATOS

10 DE OCTUBRE se conmemora el Día Mundial  de la Salud Mental.

45 millones de personas en el mundo viven con trastornos mentales.

 

LOS PRIMEROS AUXILIOS:

>  Actualmente está ampliamente aceptado que proporcionar un adecuado conocimiento de una enfermedad facilita a la persona que la padece la recuperación, especialmente en el caso de los trastornos psicológicos. En este Día Mundial de la Salud Mental, Circe Montes de Oca nos dio una serie de recomendaciones que podrían apoyarnos en caso de padecer ansiedad o depresión, aunque recalcó que no hay nada que equipare el acercarnos con un especialista ya sea psicólogo o psiquiatra.

>  Diarios Emocionales

 “Hay que monitorearse, no hay que redactar todo lo que nos pasa en el día, solo hay que registrar lo mejor y lo peor de mi día. Eso nos ayudará a revisar cómo nos sentimos o bajo qué circunstancias”.

>  Actividad Física

   “El ejercicio ha demostrado ser un ansiolítico y antidepresivo natural por excelencia, basta con que podamos enfocarnos cinco minutos para generar endorfinas y nos ayude a distraer nuestra mente”.

>  Escuchar Música

   “Todos tenemos claro ciertas melodías que nos ponen de buenas, podemos ponernos nuestros audífonos y escuchar aquellos que nos gusta, si podemos tararearla mejor y si podemos bailar, mucho mejor”.

>  Aprender a Respirar

    “La respiración consiente consiste en inhalar por 4 segundos, aguantar el aire por otros 4 segundos y liberarlo lentamente por la boca en 4 segundos. Si hacemos esto dos o tres veces cuando comenzamos a sentir ansiedad, nos ayudará muchísimo”.

>  Actividades de Mesa

    “Si nos gustan son un gran recurso, pueden ser rompecabezas o cuadernos de mandalas”.

>  Yoga o Meditación

    “Estas actividades también son una gran herramienta en el caso de las personas que detectan ansiedad. En el caso de aquellos que tienen depresión, lo recomendado es el ejercicio vigoroso”.

>  Escribir

   “Esto nos ayuda mucho a revalidar lo que sentimos y la situación, a veces nuestros pensamientos son muy catastróficos o exagerados, y si tomamos una hoja ye escribimos lo que sentimos o vivimos, casi estoy segura que al leerlo nos daremos cuenta de las exageraciones y que hay otras formas de actuar ante lo que vivimos día con día”.