El cambio de trazo incluye ahora 61 kilómetros adicionales de vía. Foto: El Universal
Costaba 139 mil 84 millones de pesos, ahora aumenta a 156 mil millones

CDMX.- Cambios en el proyecto original del Tren Maya aumentarán 16 mil 916 millones de pesos su costo.

De acuerdo con información del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), actualmente la magna obra tiene un costo total de 156 mil millones de pesos. Inicialmente, la inversión estimada fue de 139 mil 84 millones.

Información del Fonatur muestra que cavernas y cenotes considerables en el Tramo 4, que suponían “una complicación técnica cuya solución involucraba un encarecimiento del costo y plazo de la obra, y un riesgo durante la ejecución”, obligó a modificaciones en el trazo denominado Golfo 3, entre Izamal-Tulum, con longitud aproximada de 196 kilómetros.

Dicho cambio incluye ahora 61 kilómetros adicionales de vía respecto al proyecto original.

Además, se proyecta la construcción de una vía doble que implicará velocidades máximas de hasta 160 kilómetros por hora y una estación para facilitar la conexión con Holbox.

Se tuvo acceso  a la información oficial que refiere que este tramo discurrirá en vía doble con laderos para el cruce y adelantamiento de trenes cada 50 kilómetros, con longitud de mil 500 metros cada ladero, a excepción del ramal a Pisté (Estación Chichén Itzá), que  será vía única.

Fonatur explica que por los resultados del estudio de prefactibilidad se identificó que el recorrido planteado conllevaba un riesgo.

El cambio reduce este riesgo por dos razones; en primer lugar, porque las zonas atravesadas tienen un menor grado de karstificación y, en segundo lugar, porque la infraestructura de la autopista Mérida-Cancún, con más de 29 años de operación y a metros de la nueva línea ferroviaria, reduce la incertidumbre del comportamiento del terreno sobre el que se asentará el Tramo 4 del Proyecto.

Esto explica por qué este tramo se asignó directamente a la concesionaria de esta autopista, ICA.

El organismo detalla que el nuevo recorrido reducirá el tiempo de  conectividad entre Cancún y Mérida, dos de los principales poblados de la Península, al evitar el paso por Cobá y la Riviera Maya antes de llegar a Cancún, reduciendo el tramo en 61 kilómetros.