Archivo
Un 48.3, 49.2 y 53.4 por ciento de la población de Chiapas, Oaxaca y Guerrero estaba ocupada con trabajos no remunerados hasta llegar a obtener un salario mínimo.

En el tercer debate presidencial, Jaime Rodríguez declaró que nadie en el País gana el salario mínimo, una crítica fuera de la realidad. Según cifras oficiales, al cierre del 2017 el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A.C. (Idic) ilustró que un 48.3, 49.2 y 53.4 por ciento de la población de Chiapas, Oaxaca y Guerrero estaba ocupada con trabajos no remunerados hasta llegar a obtener un salario mínimo. 

También indica que el 62% de la población ocupada no tiene acceso a instituciones de salud o seguridad social, y el 42% gana menos de la línea de bienestar mínimo.

La informalidad es otra razón que contribuye a la precariedad laboral y está presente en el 57% de la población ocupada en México, un aproximado de 30 millones de personas. Los estados con mayor informalidad en empleo son Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Puebla Tlaxcala y Michoacán, donde el 70 por ciento de la población ocupada padece la situación. Las entidades con menor informalidad son Chihuahua, Nuevo León, Coahuila y Baja California con 35.9, 36, 37.7 y 39.7 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, hay variaciones entre los estudios, por ejemplo, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) revela que en el 2017 un millón 237 mil mexicanos generaban ingresos de un salario mínimo, pero el Inegi indica que son 7,85 millones.

El presidente Peña Nieto dijo que en el 2017 generaron 194 mil 758 empleos con seguro social, es decir más de un millón de plazas. 3,6 millones de empleos se registraron en su gestión del año pasado. No obstante, el Idic indica que de los empleos generados en 2017, 15.5% estaba en el rango de salario mínimo, y el 3.3% generaba entre 2 y 3 salarios mínimos.

Vive la experiencia Candidatum dando click al siguiente enlace