El francés ha sido una muy mala inversión para el conjunto blaugrana debido a sus constantes ausencias por estar en el quirófano

 Ousmane Dembélé no sale de una para entrar en otra. El francés abandonó el lunes el entrenamiento del Barcelona al notar un pinchazo en el muslopero todo fue peor de lo que se esperaba. 

Este martes se conoció el peor de los diagnósticos: el francés sufrió una rotura completa del tendón proximal del bíceps femoral de la pierna derecha.

A pesar de que no han dicho el tiempo de recuperación, es complicado que pueda volver a jugar esta temporada y a falta de confirmación oficial parece sentenciado que el jugador francés deberá volver a pasar por el quirófano.

La alarma que comenzó a circular el lunes entre los servicios médicos y que atenazó al cuerpo técnico de Quique Setién confirmó la peor de las noticias ya que el delantero francés repite la misma lesión que padeció en su primera temporada y que le mantuvo más de cuatro meses alejado de los campos.

Ante eso, el Barcelona comenzará la segunda vuelta con solamente un par de delanteros (Messi y Griezmann), así como Ansu Fati de la filial. 

Esta es la décima lesión que sufre Dembélé desde que fichó por el Barcelona en el verano de 2017 y cuarta esta temporada, producida, además, pocos días después de que el entrenador azulgrana le presentase como “el mejor fichaje”, convencido de que sería el refuerzo ideal para el equipo y esperando poder empezar a contar con él ante el Betis. Con información de ESPN