Foto: Especial
Listos para subasta lotes de joyas incautadas a la delincuencia

CDMX.- Por casi 180 mil pesos, una persona podrá comprar un pedazo del Titanic o bien, por 33 mil pesos se podrá quedar con un reloj que originalmente fue un regalo para un funcionario, quien tuvo que ponerlo a disposición de las autoridades.

Estos tesoros forman parte de la subasta de joyas que realizará el gobierno federal a través del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) el 28 de julio próximo en el Complejo Cultural de Los Pinos, donde desde ayer permanecen en exposición abierta a todo público.

Con 148 lotes, el SAE espera un registro de entre 250 y 350 compradores y una recaudación mínima de 21.8 a 30 millones de pesos, informó Nabiha Saade, directora ejecutiva de comercialización de bienes muebles e inmuebles de la dependencia.

Las joyas que protagonizarán la tercera subasta del gobierno federal provienen de diversos procesos judiciales, algunos  de ellos relacionados con el crimen organizado y  otros del comercio exterior.

“Cuando un bien se asegura y se inicia el proceso judicial, la Fiscalía General de la República nos lo transfiere para que el SAE se encargue de su administración, lo que quiere decir que lo debemos mantener hasta que culmine el proceso y la sentencia cause ejecutoria, después los vendemos”, precisó.

Por ello, las joyas permanecen en vitrinas con película antiasalto y resguardadas por elementos de la Policía Federal y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Durante la subasta, los compradores podrán adquirir desde un reloj Gucci con un costo inicial de 9 mil pesos, el de menor precio de toda la subasta, o bien un reloj Piaget por 2 millones 953 mil 700 pesos, el de mayor costo. Esta pieza es el lote 81 y está hecha de oro blanco de 18 quilates, cubierto de 227 diamantes de .30, .11 y .05 quilates.

Hay lotes de una sola pieza y otros que se integran por 700 objetos de joyería que, según Nabiha Saade, regularmente interesan a los compradores para fundir el oro.