Los ciudadanos merecemos un México en paz y no podemos permitir la violencia política. Foto: Tomada de Internet
Los ciudadanos merecemos un México en paz y no podemos permitir la violencia política

Ante los crecientes actos de violencia registrados contra candidatos de diferentes partidos y en distintos municipios del país, desde Coparmex hacemos un respetuoso y enérgico llamado a los Poderes de la Unión, y a los Gobiernos federal, estatales y municipales para que cumplan con sus obligaciones, brinden seguridad a los aspirantes a un cargo de elección popular, investiguen los hechos de violencia y castiguen a los culpables.

"Los ciudadanos merecemos un México en paz y no podemos permitir la violencia política que, además de afectar la vida cotidiana de los mexicanos, condiciona la libertad del ejercicio democrático. En Coparmex rechazamos la violencia política".

Creemos firmemente en el Estado de Derecho y aspiramos a vivir en un México donde las diferencias políticas se dirimen en un ambiente de libertad, con apego a la ley, y mediante los mecanismos democráticos que todos hemos aceptado como es el voto en las urnas; un país donde los actos violentos y del crimen organizado se castigan.

Demandamos a los gobernantes que en los días que restan para la jornada electoral redoblen los esfuerzos para garantizar la seguridad no sólo de los candidatos sino de la población en general, para que los ciudadanos podamos acudir a las urnas el próximo 6 de junio en un clima de paz y tranquilidad.

Nuestro País y los ciudadanos no merecemos vivir en este ambiente de violencia e inseguridad.

Como ciudadanos exigimos a los actores políticos, autoridades y candidatos de los diferentes partidos a cambiar los ataques y las descalificaciones por propuestas y soluciones concretas a los problemas que tanto nos afectan, como el de la violencia política, de manera que el voto libre de todos sea el que prive en las urnas.

En Coparmex estamos comprometidos con la participación ciudadana libre y responsable, con el respeto y diálogo como vehículos para superar las diferencias, y con la vigencia del Estado de Derecho para que los responsables de los actos de violencia sean debidamente castigados conforme a la ley, sin impunidad.