Foto: Especial
La automotriz y la tequilera mexicana José Cuervo realizan pruebas para determinar si las fibras del agave podrían servir para algunas partes de los automóviles.

Desde que existen las carretas se sabe que los vehículos y el alcohol son una pésima combinación. Hasta ahora. Ford y José Cuervo tienen un proyecto que podría hacer que esto cambie. Gracias a éste muy pronto la planta de agave podría ser parte de tu automóvil.

En Estados Unidos –y en el resto del mundo– están enamorados del tequila desde hace varios años. No sabemos si esta fue la razón por la que inicio el proyecto. Después de todo los grandes negocios siempre se han cerrado en una cantina. No importa cómo haya sido. Ford y la tequilera mexicana José Cuervo están realizando pruebas para determinar si las fibras del agave podrían servir para algunas partes de los automóviles.

La idea es reemplazar y reforzar algunas partes elaboradas con plásticos derivados del petróleo con las fibras del agave. Las fibras de esta planta son muy resistentes. Este material se utilizaría tanto para interiores como componentes exteriores de los coches. Actualmente los ingenieros de Ford están probándolas para arneses de cables, partes plásticas de la puerta en interiores, tapetes, espumas y aislamientos.

Las razones para elegir el agave

Ford está realizando este proyecto por muchas razones además de la resistencia y durabilidad de la fibra del agave. La primera, como diría Bill Clinton, es la economía. Los costos del petróleo en los últimos años han sido muy volátiles. Cuando el costo del barril se eleva también lo hacen los componentes de los automóviles elaborados con plástico. Un coche tiene aproximadamente 180 kilos de plástico. Así que es muy importante para Ford descubrir qué componentes podrían sustituir algunos de esos kilos.

La segunda razón es ambiental. Reduciendo la cantidad de plástico en los automóviles se está contribuyendo a disminuir la contaminación ambiental. Además, la fibra del agave es más ligera que el plástico, así que podría reducir el peso de los coches. Esto también sería de gran ayuda a nuestro planeta ya gastarían menos combustible. O sea que también es algo bueno para el bolsillo de los automovilistas.

Aproximadamente se utilizan 700 toneladas de agave para la producción de tequila en México. Una vez destilado el tequila lo único que queda es bagazo. Ford y José Cuervo quieren aprovechar el 40% del bagazo que se desecha. Actualmente es utilizado como abono de los campos tequileros y algunas personas elaboran artesanías y papel con él.