Un poste cubierto de carteles que muestran al dictador Francisco Franco pidiendo no votar en el polémico referéndum independentista que el Gobierno de Cataluña quiere convocar. Foto: #repúblicadesdebaix/Twitter/Europa Press/dpa
La campaña secesionista, lanzada en el aniversario del golpe de Estado del 18 de julio de 1936 que derivó en la Guerra Civil (1936-1939) y en la dictadura franquista (1939-1975), fue reivindicada en Twitter por el grupo "República des de Baix”.

Varias ciudades de Cataluña amanecieron hoy con carteles que muestran al dictador Francisco Franco pidiendo no votar en el polémico referéndum independentista que el Gobierno de la región nororiental de España quiere convocar el 1 octubre.

La campaña secesionista, lanzada en el aniversario del golpe de Estado del 18 de julio de 1936 que derivó en la Guerra Civil (1936-1939) y en la dictadura franquista (1939-1975), fue reivindicada en Twitter por el grupo "República des de Baix”.

"No votes el 1 de octubre. No a la República", se lee en el cartel. La campaña asocia así a Franco con la postura el Gobierno de Mariano Rajoy, que considera ilegal el referéndum independentista y asegura que no se producirá, pese a la insistencia del Gobierno catalán.

Las dos posturas hasta ahora irreconciliables apuntan a lo que prensa y políticos llaman ya "choque de trenes" entre Madrid y Barcelona. Cuando faltan dos meses y medio para la fecha fijada por el Gobierno regional, la tensión aumenta día a día.

En ese contexto se enmarca la campaña lanzada en ciudades como Barcelona, L'Hospitalet de Llobregat o Girona y acompañada en redes sociales con la etiqueta "#1oConFrancoNoPasaba". "Es un estado heredero del franquismo el que no nos deja votar", señalaron los impulsores en Twitter.

El dictador Franco y su política represiva orientada a unificar la lengua y la cultura españolas figuran entre los argumentos históricos usados por los soberanistas para reclamar la independencia de Cataluña del resto de España.

El Gobierno catalán de Carles Puigdemont está actualmente en manos de la coalición independentista Junts pel Sí, formada por el partido nacionalista y liberal PDeCAT y por el independentista de izquierdas ERC. En el Parlamento tiene además como socio al antisistema CUP, también secesionista.

Puigdemont insiste en que los catalanes podrán decidir el 1 de octubre si quieren que la región se independice de España. En una consulta convocada en 2014 y también declarada ilegal por la Justicia española votaron cerca de dos de los 7,5 millones de catalanes, en su gran mayoría a favor de la secesión.